El amor de mi vida – Capítulo 9

Capítulo 9: “El fruto de nuestro amor… Pan”

Fanfic: El amor de mi vida

Te negaré tres vecesantes de que llegue el alba
me fundiré en la noche donde
me aguarda la nada
me perderé en la angustia a buscarme y no encontrarme
te encontraré en la luz que se me esconde tras el alma.

Han pasado ya ocho meses desde que nuestros protagonistas se casaron y por consecuencia Videl también lleva ocho meses de embarazo, el cual le había costado mucho dolor y fuerza. Se sentía muy débil, todo el día se la pasaba acostada; el doctor les dijo que eso era normal, pero que no se arriesgaran y que se la pasara descansando, pues el bebé tenía mucha fuerza y necesitaba mucha energía de parte de su mamá, quien ya no aguantaba más estar así, pero estaba feliz, sobre todo porque Gohan no se separaba de ella y cuando éste se iba a trabajar le hablaba por teléfono muy seguido para que no se sintiera sola, aunque no hacía falta, porque Milk estaba con ella mientras su hijo trabajaba, lo hacía porque su nuera era muy joven y por ser su primer embarazo tenía que estar en reposo. Se notaba que ella era la esposa de un saiyajin y sabía lo que era pasar por eso. Además, no le costaba ningún trabajo, pues ellos vivían a lado de su casa; Videl lo quiso así porque quería vivir en el campo, quería saber qué se sentía vivir fuera de la civilización y de todo ese ruido que generaba la gran ciudad y nunca se arrepintió. Eran las tres de la mañana cuando de pronto…

GH: ¿Ocurre algo, amor? ¿No puedes dormir? –le dijo a su esposa medio adormilado, pues sentía las molestias de ella.

VD: No, ¿y sabes qué es lo peor?… Me está dando un hambre bruta –dijo mientras se incorporaba en la cama.

GH: ¿Quieres que baje por algo a la cocina? –le dijo mientras le acariciaba el vientre.

VD: Pero de lo que se me antoja no hay nada.

GH: Y a ver, ¿qué se le antoja a la reina de la casa? –le respondió dulcemente, no era algo raro desde el quinto mes de embarazo para acá, pues le consentía en todo lo que ella pedía.

VD: ¿A la reina? Qué se le antoja al príncipe o princesa de la casa, mejor dicho.

GH: Está bien, está bien… voy por ello. –Se levantó de la cama, se puso su bata y se acercaba a la ventana de su alcoba.

VD: ¿A dónde vas si todavía no te digo nada, eh?

GH: Veamos, quieres unas fresas con crema congeladas, una pizza de carnes frías, una malteada de fresa, una gelatina de fresa, un pastel de fresa, unos chocolates y unas fresas frescas, ¿¿no?? –preguntó de una manera pensativa pero precisa, porque sabía perfectamente que en las últimas noches a Videl le daban antojos incontrolables por las fresas.

VD: Y un helado de fresa, cielo –agregó cómicamente.

GH: O.k. Ahora vengo –y salió por la ventana.

VD: Tu padre es un amor, ¿no, bebé? –y por respuesta tuvo una ligera patada de su bebé, quien ya se empezaba a mover más en el vientre materno.

Después de una media hora, Gohan llegó por la ventana. Parecía Santa Claus de tantas cosas que traía. Se dirigió a una mesita que tenían especialmente para los antojos nocturnos de Videl, después caminó hacia su cama y tomó a su esposa en sus brazos y la depositó en una silla y así empezaron a comer, cuando de pronto Gohan sintió un dolor en el estómago que hizo que se mareara un poco. Se volteó a verle el rostro a Videl, quien lo miraba preocupada y vio cómo se levantaba y se acercaba a la ventana para tomar aire fresco. Segundos después el dolor desapareció y Gohan se dirigió al lado de su esposa.

GH: Vi-Videl, el bebé ya-ya va a na-nacer –le dijo muy nervioso.

VD: ¿Cómo lo sabes?

GH: Porque sentí un dolor y un impulso por decírtelo. –Antes de que terminara de hablar, vio cómo ella se ponía pálida y daba un grito de dolor.

VD: Aggg, ah, ah, Gohan tienes razón… agh agh… ya va a nacer, aggghhh… Me duele mucho… agh –le dijo mientras se sobaba el vientre.

GH: Tranquila, enseguida nos vamos al hospital. Déjame, guardo un poco de ropa y nos vamos, ¿sí?

VD: No… agh agh… no soporto el dolor… llévame ya, por favor… ahh.

GH: Está bien, vámonos ya. –La toma en sus brazos y salen volando a toda velocidad.


 

…Desangraré caminos sin salidas como muros

recorreré los cuerpos desolados sin futuro

destruiré los mitos que me he formado uno a uno

y pensaré en tu amor este amor nuestro tibio y puro.


 

GK: Mmm? ¿quién llamará a las cinco de la mañana? Milk sigue dormida, será mejor que conteste yo –dijo extendiendo su brazo hasta alcanzar al teléfono que estaba en su buró–. ¿Sí?

GH: Papá, soy yo, Gohan. Te llamo del Hospital de la Capital, Videl ya comenzó con el trabajo de parto, el bebé ya va a nacer.

GK: ¿¿En serio??, ¡¡¡qué bien!!! Vamos para allá. –Colgó y se dirigió a su esposa que despertó con semejante grito que dio de la emoción–. Amor, ya va a nacer el bebé –y saltó de la cama para ponerse su ropa.

MK: Que ya va a nacer el bebé… ¿¿Qué??? ¿El bebé de Gohan y Videl? –dijo levantándose de la cama rápidamente para comenzar a vestirse–. Pero si todavía falta un mes para que sean los nueve meses.

GK: Tú me dijiste una vez que a veces los bebés se adelantan, ¿no? Anda, apúrate a vestirte en lo que yo llamo a los demás.


 

…Te veo sonreír sin lamentarte una herida

cuando me vi partir pensé que no tendrías vida

que gloria te tocó, qué ángel te amó que has renacido,

qué milagro se dio cuando el amor volvía a tu nido.


 

GH: Te ves hermosa –y le acarició el rostro a Videl, quien se encontraba acostada y sufriendo por las contracciones del parto.

VD: ¿De verdad te parezco linda? –le dijo con dificultad por su condición.

GH: Para mí eres la mujer más linda del mundo, preciosa. –Le besó en los labios. Alguien abre la puerta.

GK: ¡¡¡Hola!!! –dijo con su clásica sonrisa en la cara. Venía acompañado por Milk, Bulma, Vegeta (que traía cara de pocos amigos), Goten y Trunks.

GH: ¡¡¡Papá, mamá, gracias a todos por venir!!! –y se acercó para cargar a su hermano.

MK: Hola, pequeña. ¿Cómo te sientes?

VD: Mal… agh… pero feliz también… agh.

BL: Krilin me dijo que no tardaría en llegar… Respira profundo, eso te ayudará –pero Videl sintió que venía una contracción peor y rápidamente se aferró al colchón y le habló a su marido.

VD: ¡¡¡¡GOHAN!!!!… Me duele… Ya va a nacer… ahhhhhh. –Gohan corrió al lado de Videl y le tomó su mano, enseguida le pidió a alguien que fuera por el doctor. Unos minutos más tarde llegó con cuatro enfermeras a su lado y con mucho cuidado la llevaron en una camilla hacia el quirófano. Al lado de Videl iba Gohan, aún tomándole la mano–. Tengo miedo, Gohan.

GH: Yo estaré contigo. –Apretó su mano y entraron al quirófano.


 

…Qué puedo hacer, quiero saber que me atormenté en mi interior

si es el dolor que empieza a ser miedo a perder lo que se amó.

Te veo sonreír sin lamentarte una herida

cuando me vi partir pensé que no tendrías vida

qué gloria te tocó, qué ángel te amó que has renacido

qué milagro se dio cuando el amor volvía a tu nido.


 

Después de una hora de dolor y esfuerzos, Videl y Gohan salieron del quirófano. El parto había tenido un momento de tensión porque Videl no podía con el dolor y el bebé no podía salir, pero la presencia de Gohan le dio fuerzas para continuar. Krilin, No. 18, Yamcha, Piccoro y Mr.Satán ya habían llegado y junto con los demás los esperaban en el cuarto de los felices papás. Gohan abrió la puerta y entraron unas enfermeras que traían a Videl en la misma camilla y junto con Gohan la acostaron en la cama.

MS: ¿Cómo está, Gohan? –y caminó hacia el otro lado de la cama de Videl.

MK: ¿Y el bebé? –preguntó ansiosa por conocer a su nieto o ¿nieta?

BL: Sí, ¿qué fue? ¿Niño o niña? –preguntó emocionada, pero Gohan no contestó sino hasta que Videl despertó con mucho cansancio.

VD: ¿Qué pasó? ¿Gohan? ¿Dónde está mi bebé? –Ella tampoco sabía si era niña o niño.

GH: En un momento estará aquí. –Le besó su frente y Videl pudo ver en sus ojos un aire de felicidad que no entendía–. Te amo, preciosa. –La besó en los labios; después entró una enfermera con el bebé envuelto en una toalla blanca.

Enfermera: Tome, señora. ¡¡¡Felicidades, tuvo una hermosa niña!!! –Videl casi se vuelve a desmayar cuando supo que era una niña, y sobre todo cuando la tuvo entre sus manos.

VD: Ay, pero qué hermosa, es tan pequeña… Gohan, se parece mucho a ti –le dijo mientras le tocaba una manita a su pequeña. Gohan, quien estaba junto a ella y enfrente de su hija, le tocó muy delicadamente su carita y la bebé despertó y se topó con la mirada de sus padres, a quienes de inmediato reconoció y les sonrió.

GH: Tal vez se parece a mí, pero tiene tu sonrisa. –De pronto todos se acercaron y vieron a la pequeña. Ésta, cuando vio a Gokú, le tendió una mano para que se acercara, éste la alzó en sus fuertes brazos y la cargó. La pequeña jugó con sus dedos y se giró para ver a la persona que estaba a su lado, y comenzó a reír. Mr.Satán, cuando la vio, se acercó para cargarla, la bebé se dejó abrazar y cargar por todos sin llorar, cosa que hasta Vegeta le agradó.

VD: Es muy linda… ¿Estás contento?

GH: Sabía que iba a ser niña –fue su respuesta. Videl no entendió.

VD: ¿Qué? ¿Cómo lo supiste?

GH: Eran muchas fresas las que comías, jeje. –Se besaron.


 

…Qué puedo hacer quiero saber que me atormenté en mi interior

si es el dolor que empieza a ser miedo a perder lo que se amó.


 

Ya hacía tres días que la bebé había nacido y Gohan y Videl se encontraban solos con la bebé en su alcoba…

GH: ¿Y qué nombre quieres ponerle? –le dijo a su esposa, quien estaba alimentando a su hija, mientras él la abrazaba.

VD: El que tú quieras, de hecho quiero que tú le pongas el nombre –y se separó de la bebé porque se había quedado dormida tomando su leche, se levantó y la puso en su cuna. Claro, después de sacarle el aire y arrullarla para volverla a dormir. Regresó al lado de su esposo, quien estaba esperándola acostado. Se acostó–. ¿Ya has pensado en alguno?

GH: Había pensado en ponerle… Pan. ¿Te agrada?

VD: Me encanta la idea, cielo. Se llamará Pan. –Hubo un silencio y después Gohan habló:

GH: Videl, te amo con toda mi alma, quiero que sepas que me has hecho el hombre más feliz del mundo.

VD: Yo también te amo, Gohan, con todo mi corazón. –Se abrazaron e instantáneamente se quedaron dormidos.


 

¿Será que eres el amor de mi vida?…

Pablo Milanés


 

Los siguientes días todo fue paz y felicidad para todos, en la casa Son siempre había mucha alegría cuando iba Pan a visitar a sus abuelos al igual que la casa Satán. Todos vivieron felices, Pan creció rodeada de amor y por duros entrenamientos; con lo que respecta a Gohan y Videl, cada día se amaban más; el resto de la historia… ustedes ya la conocen…

 

 

F I N

 

 

Agradecimiento: Antes que nada espero que hayan disfrutado esta historia… Gracias por todos sus e-mails que enviaron, sin ellos no hubiera podido seguir escribiendo ciertas cosas, jeje. Por otro lado, le quiero agradecer a mi madrina Zirta, Mr.Satán, Vejichan y Fer, por haberme dado la oportunidad y publicar mi historia en su página. “MIL GRACIAS, AMIGOS”. Este fanfic se lo dedico con todo el corazón a mi amiga Rebeca, quien me dio la idea y me permitió basarme en algunas cosas que le pasaron en la vida real, ¿verdad, “come fresas”? Mil gracias a todos y hasta pronto… Su amiga SEREKINO!!!!

Notas: La canción que aparece en el capítulo 7 es interpretada por Luis Miguel, se titula “El Primero” y está incluida en su álbum “Busca una Mujer”; en cuanto a la que aparece en este capítulo final lleva el nombre de “El Amor de mi Vida”y es interpretada por Pablo Milanés.

El amor de mi vida – Capítulo 8

Capítulo 8: “Juntos para siempre”

Fanfic: El amor de mi vida


Varios meses después, y faltando 3 semanas y dos días para el gran acontecimiento en la vida de nuestros protagonistas, Iresa, Gohan y Videl estaban en la cafetería de la escuela, Gohan terminaba de comer su almuerzo mientras Videl e Iresa terminaban de afinar los últimos detalles de la boda, pues Milk se había ofrecido a ayudar con el banquete de la fiesta. Bulma, por su parte, había ofrecido su casa para el lugar de la fiesta y lo único que faltaba era ponerse de acuerdo en los arreglos florales para adornar la iglesia y la Capsule Corp. Después de intercambiar ideas, llegaron a un acuerdo y los tres abandonaron la cafetería, y al caminar por uno de los pasillos de la escuela, notaron mucho alboroto frente a un pizarrón…

IR: ¿Qué estará pasando, muchachos?

VD: Ni idea –respondió mientras Gohan pasaba uno de sus brazos por su espalda.

GH: A lo mejor acaban de publicar las listas de las calificaciones finales, ¿por qué no vamos a ver? –y se acercaron al pizarrón junto a todos los alumnos que estaban ahí, y en efecto las listas estaban ahí, pero notaron que también estaba publicado la última edición del periódico mural de ese año escolar. Algunos de los alumnos que estaban leyendo el periódico y se dieron cuenta de la presencia de Gohan y Videl comenzaron a aplaudirles y otros compañeros de salón de ellos empezaron a felicitarlos.

???: Muchas felicidades, Videl y Gohan; les deseo lo mejor –dijo una chica muy simpática.

VD: Gracias, Sheyla, pero, ¿por qué?

SL: ¿Como que por qué? Por su boda, ¿por qué más? –Videl y Gohan se quedaron sorprendidos, pues ellos habían sido muy discretos con ese asunto para evitar cualquier cosa.

GH: ¿Pero cómo se enteraron?.- y enseguida la chica señaló el periódico mural y se acercaron para ver una nota que decía:

…”Y de muy buena fuente nos enteramos que una parejita de tortolitos que hay por ahí, se nos casan dentro de unos días, y son nada más y nada menos que el estudiante numero uno de toda la escuela, nuestro compañero Son Gohan, y la adorable hija de nuestro héroe, el increíble Mr.Satán, nuestra hermosa compañera, Videl Satán. La verdad ya lo sospechábamos, porque se la pasaban todo el día muy juntitos y derramando miel a su paso, así es que chavos, CUIDADO en cómo tratan a nuestra amiga Videl, porque ya tiene dueño, y chavas, ALEJEN cualquier pensamiento que no sea de amistad hacia nuestro amigo Gohan, porque ya está apartado. Bueno, no nos queda más que felicitarlos a ambos y sobre todo a Gohan porque, caray, amigo, nos robas a toda una ¡¡¡BELLEZA DE MUJER!!!, digo, sin ofender… VIVAN LOS NOVIOS”…

VD: Pero no entiendo, nosotros no se lo habíamos dicho a nadie, ¿cómo se enteraron?

IR: Bueno, yo tuve que ver en algo, pero fue una forma de felicitarlos por su boda, jeje. Espero que no se enojen.

GH: No te preocupes, Iresa, está bien. De todos modos se iban a enterar.

VD: Sí, es verdad. Pero bueno, vámonos, Iresa, porque falta ir con la modista para probarme mi vestido. No quiero llegar tarde –dijo mirando su reloj.

IR: Sí, es cierto, vámonos. Nos vemos, Gohan. –y se adelantó para que sus amigos se pudieran despedir más a gusto, aunque no del todo, porque aún quedaban todos los demás que estaban leyendo el resto del periódico mural.

VD: Bueno, te dejo, porque tengo que ir a probarme mi vestido.

GH: Está bien. Te espero en el lago a las cinco como habíamos quedado, ¿sí?

VD: Ahí estaré, nos vemos más tarde. –Y se despiden con un beso y se va. Gohan toma otro camino y más adelante se topa con alguien a quien no quería volver a ver en su vida.

SV: Hola, Gohan. Así que sí te vas a casar con ella –le habló y Gohan lo observó con muy mala cara.

GH: Pensé que al cambiarte de escuela y después de lo que te dije, no te atreverías a volver a buscarnos.

SV: Pues pensaste mal, amigo. Yo lo que digo lo cumplo y te lo repito: no voy a dejarte las cosas tan fáciles. –Y se acercó a Gohan y le tomó de la camisa–. Aún recuerdo el dolor que me causaron tus golpes, gusano, vas a pagar por lo que hiciste. –Inmediatamente Gohan se soltó.

GH: A mí no me dan miedo tus amenazas, y qué bueno que recuerdes la golpiza que te di, y si quieres otra, ya sabes en dónde buscarme. –Y comenzó a caminar.

SV: Aún no he terminado de hablarte, ¿o tienes miedo de que te hiera? –le dijo retándolo.

GH: ¿Tú a mí? Jajaja, no me hagas reír, me he enfrentado a seres mucho más fuertes que tú y veme, aún sigo aquí. Así es que porqué no mejor te callas y te vas de nuevo por donde viniste. Deja de quitarme el tiempo. –Reanuda su camino y esta vez ya no se iba a detener por nada.

SV: ¡¡¡¡¡Aún no sean librado de mí, me entendiste!!!!! –gritó, pero Gohan ya no volteó.


GH: Aún es muy temprano para que llegue Videl. Y pensar que justamente aquí comenzó todo… Este lago se ha convertido en un lugar muy importante para mí, recuerdo que la primera vez que vine fue con mi papá para conseguir algo para la cena, un año antes de su muerte en manos de Cell. Era el cumpleaños de mamá… Después vine con Goten para ayudarle a entrenar y vine con Videl para enseñarle a volar y… a pedirle que fuera mi novia.

VD: Hola, amor –dijo sentándose a su lado.

GH: Pensé que llegarías más tarde. Aún es temprano.

VD: Sí, pero no tardé mucho en la prueba del vestido, porque está quedando tal y como yo lo quiero.

GH: Me da gusto saber eso. Y cuéntame, ¿cómo es?

VD: No, porque es una sorpresa. Ni lo sueñes que te lo voy a decir y mucho menos que lo vayas a saber antes de la boda.

GH: ¿Por qué?

VD: Porque es de mala suerte.

GH: No crees en eso, ¿verdad?

VD: No, pero no está de más asegurarse.

GH: Por cierto, déjame decirte que papá me dijo que quieren que ocupemos el lazo con el que se casó con mi mamá.

VD: ¿En serio? Sería muy lindo, me encantaría.

GH: Y con respecto a los anillos, estaba a punto de comprarlos cuando mi tía Bulma y mi tío Vegeta me dijeron que ellos lo harían, al igual que Krilin y No.18 quieren darnos las arras.

VD: Ay, qué lindo detalle, a mí me encanta la idea, se nota que todos están muy entusiasmados con la boda, ¿verdad? –le comentó mientras se acostaba sobre el césped y Gohan la imitaba.

GH: Sí, todos se encuentran muy animados.

VD: A veces pienso si esto es un sueño, porque soy tan feliz que si lo fuera nunca quisiera despertar. –Entonces Gohan se incorporó lo suficiente, dio un giro y quedó encima de Videl.

GH: No, mi vida, esto no es un sueño, pero te juro que si ahora eres feliz, después de que nos casemos, lo serás mucho más, de eso me encargo yo. –Comenzó a besarla en la boca, su rostro y su cuello.

VD: Gohan, te juro que muero de ganas por estar completamente a tu lado, por sentirme tuya para siempre. –Le dijo poniendo mucho deseo y pasión a sus palabras mientras se sentía desfallecer ante los besos y las caricias de Gohan.

GH: Amor, no quiero que pienses mal por lo que te voy a decir, pero yo ya no puedo esperar más, te necesito completamente.

VD: Yo tampoco puedo esperar más. Hazlo, por favor. –Y entre besos, palabras amorosas y caricias, fueron entregándose el uno al otro sin poner resistencia, sin ningún impedimento, era su primera experiencia así, por lo que se entregaron el uno al otro y disfrutando cada contacto de su piel hasta que los dos terminaron exhaustos.

GH: Amor, no quiero que vayas a pensar que después de esto mis intenciones conmigo han cambiado. Bueno, ya lo han hecho un poco: ahora más que nunca quiero que seas mi esposa.

VD: Nunca lo pensé. Además, yo también quería entregarme a ti y lo hice porque sé que muy pronto lo vamos a poder hacer con todo el derecho, sólo que ya no podía esperar más.

GH: Sí, tienes razón, pero ¿sabes algo?…

VD: ¿Qué?

GH: Te amo.

VD: Yo también te amo, cielo. –Y comenzaron de nuevo el mismo juego.


GH: Mamá, ¿dónde está mi saco? ¡¡¡No lo encuentro por ningún lado!!! –gritaba dando vueltas por toda su habitación.

MK: Aquí está, hijo; lo acabo de planchar. ¿Te hace falta algo más?

GH: No por el momento. ¿Ya estás lista? Cielos, se nos va a hacer tarde, mamá. Hay que apurarnos, ¿dónde está Goten? Él trae mi corbata.

GT: Aquí está, hermano; toma. Oigan, acaban de llegar mi tío Vegeta y Trunks; dicen que mi tía Bulma llega directo a la iglesia porque tenía que terminar de arreglar el jardín de su casa.

GH: Ay, no, ya se nos hizo tarde. –Casi grita de la desesperación.

MK: Tranquilízate, Gohan, aún queda tiempo. Ya estamos listos todos, a ver, déjame arreglarte la corbata. Ya cálmate, además, Videl no va a llegar puntualmente, las novias siempre llegan más tarde –trataba de calmar a su hijo.

GK: Milk, Gohan, Goten, ¿ya están listos? Krílin, Yamcha y los demás ya están en la Iglesia, Bulma va en camino y Vegeta junto con Trunks se van con nosotros –dijo un papá feliz por la boda de su hijo. Estaba de lo más elegante vistiendo un traje sastre gris oscuro, el cual lo hacía verse muy bien. En cambio, Vegeta llevaba por obligación (ya que Bulma se lo exigió) uno negro con el que se veía increíblemente IRRESISTIBLE… Milk traía un vestido azul oscuro corto, entallado y con un gran escote que dejó noqueado a Gokú cuando la vio, en tanto Goten vestía una camisa gris de manga larga y un pantalón negro de vestir al igual que Trunks, pero en diferente color.


IR: ¡¡¡¡¡Ay, Videl, no te muevas!!!!! Si te sigues moviendo, no van a terminar de enrizarte el cabello. Cálmate, ¿quieres?

VD: Ay, es que estoy muy nerviosa. No puedo.

Peinadora: No se preocupe, srita. Videl; ya terminé, le quedó muy bien, se ve preciosa, estoy segura que a su futuro esposo le encantará –dijo alagándola.

IR: Es cierto, te ves muy linda y luego con ese maquillaje, amiga, déjame decirte que te ves genial.

VD: Gracias. Ahora ayúdame a ponerme el vestido.

IR: Bien, sólo falta el velo y listo… Te ves hermosa, no cabe duda que te ves fenomenal. Si Gohan no se desmaya por los nervios, con verte será más que suficiente, jajaja.

VD: Ay, no exageres… Gracias por todo, Iresa, quiero que sepas que soy tan feliz que… –de repente unas diminutas lágrimas comenzaron a salir de sus ojos azules y corrió a abrazar a su amiga–. Sólo me hace falta mi mamá para ser completamente feliz –y no pudo contener el llanto.

IR: Amiga, no llores, mira que se te va a caer el maquillaje. Estoy segura que tu mamá te está mandando sus bendiciones y está contigo.

VD: Sí, yo también estoy segura de eso –sonrió y alguien llamó a la puerta.

BOO: Oye, Videl, ya se hizo tarde. Satán te espera abajo, ya nos tenemos que ir.

VD: Sí, ya voy, Boo. ¿Cómo me veo?

BOO: Muuuuuuyy bonita.

VD: Gracias. Bueno, ya es todo. Vámonos.

IR: ¡¡¡Espera!!!

VD: ¿Qué pasa?

IR: Tu ramo. –Le da un ramo de alcatraces que se extendían a lo largo de su brazo y, al terminar éste, tenía otro tipo de flores pequeñas que caían hasta sus rodillas.

MS: Hija, te ves divina –dijo en cuanto la vió descender por las escaleras y caminaba para abrazarla.

VD: Gracias, papá.

MS: Te pareces tanto a tu madre así.

VD: ¿Tú crees?

MS: Sí, son idénticas… Toma, ponte esto –le entrega un estuche.

VD: Pero si es…

MS: La gargantilla de tu madre. Estoy seguro que le gustaría mucho que la uses en este día tan especial.

VD: Gracias, papito. –Lo abraza–. Te quiero mucho. –Le besa en la mejilla.

MS: Por nada. A ver, déjame ponértela… Muy bien, ahora sube al carro, que ya es tarde.


GH: Ya se tardó mucho –dijo preocupado al ver que Videl no llegaba.

GK: Ten paciencia, hijo, recuerda que es una costumbre que la novia llegue tarde.

GH: Pero ya pasaron 15 minutos. Ya fue demasiado tiempo.

GK: Hijo, déjame decirte que estoy muy feliz por ti. Ahora que ya vas a hacer tu nueva vida con Videl, me doy cuenta que realmente perdí mucho tiempo de tu vida, discúlpame por no haber estado contigo cuando te convertiste en lo que eres ahora, todo un hombre. Estoy muy orgulloso de ti, Gohan. –Lo abraza.

GH: Gracias, papá, pero no tengo nada que perdonarte, estás aquí y eso es lo que cuenta… Ay, ya no puedo esperar más.

KL: Ya cálmate, Gohan.

YH: Sí, no tardará en llegar.

PC: Ya no estés tan nervioso…

GH: ¡¡Señor Piccoro… Dendé!! Gracias por venir.

DN: No podía faltar en este día tan especial, amigo Gohan.

VG: ¡¡¡¡Trunks, Goten, dejen de hacer tanto escándalo y dejen de correr que me van a sacar de mis casillas!!!!

No.18: Y eso que él no es el novio –dijo una bella mujer vertida de blanco. Portaba un bello conjunto de dos piezas, la falda traía una abertura muy provocativa, lo bueno es que el Maestro Roshi no estaba por ahí, ya que se encontró un par de amigas con las cuales se fue a platicar a otra parte.

VG: ¡¡¡Tú cállate, robotito de cuarta!!!

???: Felicidades, Gohan.

???: Sí, muchas felicidades.

GH: Ten Shin Han, Chaoz, qué sorpresa. Muchas gracias, qué bueno que pudieron venir.

TN: No hay nada que agradecer.

CH: Te deseo lo mejor, Gohan.

GH: Gracias. –En eso, muy apresuradamente se acercan Bulma (quien portaba un vestido plateado largo y entallado con unas largas aberturas a los lados desde donde comenzaban sus muslos hasta abajo, el vestido le dejaba descubiertos sus finos hombros, se veía muy bien a los ojos de todos, sobre todo de Yamcha, que al verla se sonrojó un poco, asunto por el cual Vegeta no estaba de acuerdo en que ella usara ese vestido en ese día, pero ella insistió, además tenía muchas ganas de usarlo, después de todo, fue el regalo de bodas de su esposo), Milk, y el sacerdote encargado de la ceremonia.

BL: Gohan, ya llegó Videl.

MK: Así es que métete a la iglesia de inmediato, que la ceremonia va a comenzar.

Sacerdote: Quiero a todos los familiares y padrinos en la entrada, por favor. –Y después de acomodarlos a todos, el sacerdote empezó a adentrarse a la iglesia seguido por Gohan, quien llevaba del brazo a Milk, después Gokú, quien iba con Iresa, que portaba el ramo que ocuparía Videl al salir, seguidos de Bulma y Vegeta quienes llevaban los anillos y por último Krilin y No.18 que ofrecían las arras, mientras que Piccoro y los demás les observaban desde sus lugares. Después que todos tomaron sus lugares, avanzó una linda niña de hermosas coletas rubias que aventaba pétalos de rosas rojas al suelo por donde en unos momentos la novia haría su aparición del brazo de su padre. Maron se sentó con sus padres y entonces Videl y Mr.Satán aparecieron.

Empezaron a avanzar y entonces todos pudieron admirar la hermosura de su vestido blanco, era de un corte estilo “princesa” hasta su cadera, en donde dejaba de ser entallado para esponjarse hasta el suelo. Sus hombros estaban descubiertos, pero llevaba manga larga que al final se acampanaba. Por grabado llevaba varios estilos de flores con brillantes a su alrededor, su velo estaba sujetado a su cabello por una corona de brillantes, la cola del vestido era muy larga al igual que el velo… Sencillamente se veía fenomenal (si no, pregúntenle a Gohan, jeje).

Gohan estaba fascinado. Videl le parecía hermosa, así que se sonrojó cuando la tuvo enfrente y Satán puso la mano de ella sobre la de él y comenzó la ceremonia. En algunos momentos, ellos intercambiaban palabras en la ceremonia, así como también hubo escenas muy emotivas, como cuando ellos se juraron amor eterno y Videl comenzó a derramar lágrimas y Gohan se las limpiaba con una linda caricia al igual que Gokú con Milk, quien no pudo contener el llanto y se arrojó a los brazos de su marido; y algo también muy lindo fue cuando Vegeta le tomó la mano al Bulma cuando fueron a ofrecer el lazo y regresaron a su lugar de la misma manera. Después de clásica frase del sacerdote “Los declaro marido y mujer” y el beso que sellaba su unión, Videl volteó hacia Iresa, quien le dio su ramo y así, del brazo de Gohan, ahora su esposo, salieron de la iglesia felices. En la puerta los esperaban algunos invitados que les lanzaron arroz (que prácticamente no tengo idea porqué lo hacen, pero es gracioso ver cuando algunos granos les caen en los ojos a todos, jeje… Bueno, continuemos), las felicitaciones y las fotos no pudieron esperar, pero alguien se acercó a felicitar a Videl. (Me pregunto quién podrá ser…)

SV: Videl…

VD: ¿¿Sí??… ¿Qué haces aquí? Vete antes que te vea Gohan y te saque a patadas –le dijo mientras lo jalaba del brazo hacia un lado de todos, pero no se dio cuenta que Gohan estaba observando atentamente todo.

SV: No, Videl, no me voy a ir hasta que te diga que… siento mucho lo que les hice a ambos, estaba cegado por los celos, te ruego me perdones, lo único que quería era que me prefirieras a mí, pero me di cuenta que en verdad quieres a Gohan y… bueno, yo sólo quería pedirles una disculpa a los dos…

VD: Piensas que te voy a creer –le dijo un poco molesta.

SV: Eso espero, estoy muy arrepentido, pero eso no es todo, también venía a despedirme, me voy a otra ciudad.

VD: ¿¿¿Por qué???

SV: Por asuntos familiares, pero no me podía ir sin antes decirles que lo siento mucho. ¿Aceptas mis disculpas? –Ella no supo qué hacer hasta que decidió abrazarlo muy fuerte y perdonarlo después de todo. Estaba tan contenta ese día que no podía permitir que algo arruinara su felicidad, fue entonces cuando su esposo, quien había escuchado todo, se acercó a ellos.

GH: Gracias por venir, Sven. –Videl y Sven se sorprendieron al oír a Gohan hablar y Videl más cuando vio que éste abrazó a Sven como si fueran amigos todavía–. Que te vaya muy bien, cuídate mucho y no dudes en visitarnos cuando vengas por acá… amigo –sonrió.

SV: Gracias. Lo haré encantado, amigos. Cuídala mucho; vale oro –comentó echándole un vistazo a Videl, quien sujetaba el brazo de su marido y sonreía feliz.

GH: Lo sé, y tenlo por seguro.

SV: Adiós, y felicidades.

VD: Adiós no; hasta luego, Sven –y lo vieron partir.

GH: Qué bueno que recapacitó. De hecho, yo siempre tuve la esperanza de que lo hiciera.

VD: Yo también… Oye, vamos con los demás, ¿no? Tenemos que sacarnos más fotos, jeje.

GH: Sí, vamos, amor. –En eso Videl sintió un mareo muy fuerte que le nubló la vista y la debilitó. Se desmayó, por suerte Gohan evitó que cayera al duro suelo–. Videl, qué tienes, contéstame, reacciona, por favor –decía mientras le daba unas palmaditas en su rostro para hacerla reaccionar, cosa que no consiguió.

BL: ¿Qué pasó, qué tiene Videl?

MS: ¿¿¿Hija, qué tienes???

GH: No lo sé, solamente se desmayó. Estaba bien, no entiendo porqué fue.

BL: Ven, llévala a mi coche, hay que llevarla al hospital. –Gohan la tomó entre sus brazos y junto con sus padres, su suegro y los demás guerreros Z la llevaron al hospital a excepción de Yamcha, Goten y Trunks que se adelantaron a Capsule Corp. para atender a los invitados.

Después de un largo rato en el que el doctor de la familia de Bulma le hacía algunos exámenes, volvió a la sala de espera donde todos esperaban noticias.

DR: Eh, sra. Bulma, ¿dónde están los familiares de la srita. Videl?, que supongo ya es señora, ¿verdad? Jeje.

MS: Sí, así es, pero dígame, ¿cómo está mi hija?

DR: Ay, disculpe, Mr.Satán, no lo había visto.

GH: ¿¿Le ocurrió algo grave, doctor?? –se acercó preocupado.

DR: Antes que nada, por su ropa pude darme cuenta que se acaban de casar, ¿verdad? –comentó inocentemente.

VG: ¡¡¡Brillante deducción!!!

RL: ¡¡¡VEGETA!!!

GH: Sí. ¿¿Por qué, doctor??

DR: Bueno, imagino que usted es su esposo. Bueno, señor, déjeme decirle que la señora está bien, ya despertó.

GH: ¿¿Pero por qué se desmayó?? ¿¿Acaso está enferma??

DR: No, de hecho está más sana que nunca, sólo que con un pequeño detalle más… Lo que pasa es que… su mujer está… su esposa va a ser mamá, está embarazada.

TODOS: ¿¿¿QUÉEE??? –gritaron al unísono.

GH: ¿¿¿Em-em-ba-ra-za-da??? –dijo incrédulo.

DR: Correcto. Felicidades, dentro de poco va a ser papá.

MS: Pero eso es imposible. ¿Cuánto tiempo tiene?

DR: Muy poco, apenas va a cumplir un mes, pero al hacerle un eco y otros análisis, descubrí que la sangre del bebé es un tanto extraña, tiene un parecido al problema que tuve con la señora Bulma, y por eso desde muy temprano ya está provocándole molestias a su madre, pero con buena atención médica, no pasará a mayores.

KR: Embarazada… Eh, no lo puedo creer, trabajas rápido, Gohan, jajaja –le dijo dándole un pequeño codazo a un futuro papá que se encontraba inmóvil.

PC: Eso significa que…

DN: Que el Señor Gokú y la Señora Milk van a ser abuelos muy pronto…

GK y MK: ¿¿¿QUÉ???

GK: Es cierto. Vaya, voy a ser abuelo, no pensé que podría ser tan rápido. ¿Tú qué opinas, Milk…? ¿Milk?… ¡¡¡MILK!!! –le habló a su esposa, quien se desmayó por la noticia.

BL: Pues muchas felicidades, papá, y no te preocupes por Videl y tu bebé, que en manos del doctor de la familia estarán muy bien. Él me atendió cuando nació Trunks y además ya está acostumbrado al embarazo de la esposa de un saiyajin.

MS: No lo puedo creer, voy a ser abuelo… Yo, el Gran Mister Satán… Voy a ser abuelo… Es increíble… Esto no puede ser… Gohan, quiero que me expliques qué significa esto –lo agarra por su saco y lo encara. Gohan, por su parte, aún no salía del trance.

VG: Por favor, ¿qué quiere que le explique? ¿Es obvio no? Dudo que no sepa cómo se hacen los niños –le dijo mientras se recargaba en la pared.

DR: Eh, disculpe, señor… –le habló a Gohan haciéndole señas a su rostro para que reaccionara.

GH: ¿¿Eh?? Ah, sí. Eh, Gohan…

DR: Bien, señor Gohan, su esposa ya está enterada y me pidió por favor que la fuera a ver a donde ella se encuentra. Sígame por favor…

GH: Sí-sí, cla-claro.

VD: ¡¡¡¡¡¡Gohan!!!!!! –le gritó cuando lo vio y se incorporó de la cama en donde estaba y le tendió sus brazos para que la abrazara. Gohan, por su parte, le correspondió junto con una gran sonrisa.

GH: ¿Cómo te sientes, eh? –le preguntó después de besar su frente.

VD: Muy feliz. Voy a tener un hijo tuyo, ¿te das cuenta?

GH: Sí, mi cielo. Te amo –le besó en los labios.

VD: ¿Dónde están los demás?

GH: Afuera. Están todos, ya lo saben.

VD: ¿Mi papá también?

GH: Y también mis papás.

VD: Y, ¿cómo lo tomaron?

GH: Pues tu papá no muy bien, se impresionó mucho, y los míos lo tomaron bien, no te preocupes –(Creo que el muchacho no vió la reacción de su mamá, jeje).

VD: Siento que soy la mujer más feliz del planeta. Gohan, estoy tan feliz… Te amo, mi vida –y lo besó.

Después de dar algunas explicaciones, claro, omitiendo algunas cosas que pasaron en el lago, llegaron a la fiesta en la Capsule Corp., se dispusieron a divertirse y les anunciaron a todos los invitados del futuro miembro en la familia Son y Satán, cosa que sorprendió a los invitados, que no dudaron en correr a felicitar a la pareja.

El amor de mi vida – Capítulo 7

Capítulo 7: “No creas nada, sólo confía en mí”

Fanfic: El amor de mi vida


Mientras Gohan hablaba con su suegro, Videl fue al lado de Iresa y Sven, quienes con ayuda de otras personas lo llevaron a una habitación de la casa para que pudiera estar mejor…
IR: ¿Cómo lo ves?

VD: No muy bien. Espero que no le haya pegado muy fuerte.

SV: Agh, ahg, ahg, ¿e-en dón-de es-toy?

IR: Vaya, ya despertó el bello durmiente. –(¿ustedes notan que Sven no le cae bien a Iresa?, yo no, jejeje…)

VD: Estás en una de las habitaciones de mi casa, Sven.

SV: Agh, sí, ahora lo recuer-do, ahg. ¿Dónde está Gohan?, ahg.

IR: ¿Que no te bastó con lo que te pasó ya? De veras que este sujeto sí que es tonto, no entiende con nada. –(no es nada personal, Sven, jajajaja. Cielos, ya fue suficiente. Continuemos, jaja)

VD: Está abajo con mi papá, quiero que me expliques qué problema hay entre tú y Gohan.

IR: Videl, ¿por qué no le preguntas mejor a Gohan, eh? –le dijo un poco temerosa.

VD: Es igual, ¿no? Va a ser el mismo problema. Habla, Sven.

IR: Pero…

VD: Iresa, déjame a solas con él, por favor –la interrumpió un poco molesta.

IR: Está bien, pero espero que también hables con Gohan.

VD: También hablaré con él, no te preocupes. –Iresa sale de la habitación–. ¿Y bien? Te escucho. –Sven se incorpora lentamente en la cama y Videl se sienta a un lado de él.

SV: Dime una cosa, ¿realmente lo amas?

VD: ¿Qué tiene eso que ver?

SV: Sólo contéstame con la verdad.

VD: Sí, lo amo, desde que lo conocí, ¿por qué?

SV: Porque… él no te… él no te ama.

VD: ¿Qué estás diciendo? –le dijo un poco sorprendida.

SV: Que no te quiere, lo único que quiere es hacerme pasar un mal rato.

VD: Eso no es cierto, lo que estás diciendo es una vil mentira.

SV: Sabía que no me ibas a creer, pero escucha: el día de las inscripciones en la escuela, yo le confesé que… yo te.. que yo te quiero. –Él le toma la mano a Videl, ella estaba impactada por lo que acababa de escuchar–. Así es, Videl, yo te quiero, me enamoré de ti desde el primer día de clases, desde que te vi. –Ella no podía creer lo que le decían, estaba muy nerviosa y no sabía qué decir–. Cuando se lo dije, se molestó mucho. Aunque no me lo dijo, yo lo sé, se enojó mucho.

VD: Eso no quiere decir que me haya mentido con respecto a sus sentimientos –logró decir un poco confundida.

SV: ¿De verdad lo crees? Si no tuviera que ver, si te quiere tanto, ¿por qué no te lo dijo antes? ¿Por qué esperó a saber que yo me iba a declarar ante ti?

VD: Él es muy tímido y lo conozco muy bien y sé que sería incapaz de jugar con mis sentimientos; él no es así…

SV: No te dejes engañar, ¿qué ganaba con hacerlo ahora?

VD: Él me dijo que tenía miedo que yo estuviera enamorada de ti y que por eso no me había dicho nada de lo que sentía por mí –comentó muy confundida.

SV: Y si así fue, ¿por qué no fue más sincero contigo y te dijo que yo te quería, que por eso tenía miedo de que te negaras a ser su novia?

VD: No lo sé, lo único que sé es que yo lo quiero y que él me quiere a mí –comenzó a llorar.

SV: Estoy totalmente convencido que tú lo adoras, aunque eso me duela en lo más profundo de mi corazón, pero que él te quiera a ti…

VD: No, tú estás mintiendo, tú lo que quieres es separarme de él… –no pudo continuar, ya que él la besó y la abrazó haciendo que se acostara en la cama; ella movió las manos para separarlo de ella, pero Sven no se lo permitió.

SV: Te quiero y no quiero que sufras, no quiero que él te haga daño, por favor, quédate conmigo a mi lado y déjame hacerte feliz. –Intentó besarla de nuevo, pero ella lo evadió y como pudo se liberó de su abrazo, levantándose después, y comenzó a caminar hacia la puerta, pero Sven le tomó un brazo y la detuvo.

VD: Suéltame, déjame salir.

SV: No. No hasta que termines de escucharme.

VD: ¿Qué más quieres? –gritó con lágrimas en los ojos.

SV: Quiero que te des cuenta que él sólo está jugando contigo, ¿lo quieres comprobar? Pregúntale qué fue lo que le dije cuando le confesé mi amor por ti, y porqué sí pudo decirle a Iresa y a ti no.

VD: ¿Y qué me tiene que contestar a eso según tú?

SV: La verdad, cuando le revelé mis sentimientos, le dije que sólo se lo decía para que me ayudara a decírtelo a ti y nada más, fue lo único que dije y si se lo dijo a Iresa fue para que la ayudara de su plan de conquistarte. Si en verdad te ama como dices, te dirá sólo eso y si no, te dará un millón de razones más para justificarse.

VD: ¿Cómo sabes que lo sabe Iresa?

SV: Es obvio, ¿por qué crees que te dijo que le preguntaras a Gohan primero? Estoy seguro que él fue quien se lo dijo. Pregúntale si no lo sabía. Comprueba que todo fue una farsa. –Videl se soltó y salió corriendo y llorando de la habitación–. Si no vas a ser para mí, no lo serás para nadie, jajaja. Mi querido Gohan, te dije que ibas a pagar caro el quitarme lo que me pertenecía. Videl, esto no hubiera pasado si te hubieras fijado en mí, yo que tanto te quiero. –Salió de la habitación, pero no todo iba a salir como él esperaba, ya que alguien escuchó todo desde el otro lado de la ventana, incluso esto último que dijo y que Videl no oyó.

PC: Así que eso es lo que quieres… pues no creo que te vaya a resultar tan fácil.


Videl caminaba por el pasillo que conducía hasta el salón donde se encontraban todos disfrutando de la fiesta. Estaba llorando, muy confundida porque no sabía a quién creerle, hasta que una voz la sacó de sus pensamientos…

IR: ¿Qué pasó? ¿Te dijo qué había pasado entre Gohan y él? –preguntó inocentemente.

VD: ¿Tú sabías que Sven estaba enamorado de mí? –dijo entre lagrimas.

IR: Sí, lo sabía.

VD: ¿Y por qué no me lo dijiste? –gritó muy enojada.

IR: Porque ése no era asunto mío y la verdad tú sabes que siempre quise que fueras novia de Gohan y no de Sven, pero no veo porqué tienes que molestarte por eso.

VD: ¿Te lo dijo Gohan? –mientras le rezaba para que le dijera que no.

IR: Bueno, hablé con él al respecto en… oye, ¿a dónde vas? –le gritó a su amiga, quien se alejaba corriendo a un balcón derramando aún más lágrimas–. “Pero qué le pasa, me pregunto qué le habrá dicho Sven” –pensó.

VD: No puedo creer esto, no puede ser que todos me hayan engañado. Gohan, ¿por qué? –y comenzó a desahogarse, llevándose sus manos a la cara.

GH: Videl, te estaba buscando para decirte que ya hablé con tu papá y está de acuerdo con nuestra re-la-ción. ¿Qué pasa? ¿Por qué lloras así, amor? –preguntó mientras intenta abrazarla, pero ella, al ver esto, se aleja para encararlo–. ¿Qué sucede, Videl? –preguntó algo extrañado por su reacción.

VD: ¿Por qué pelearon tú y Sven? –dijo con un tono molesto, con el que Gohan fácilmente se pudo dar cuenta que de algo se enteró y que obviamente no era algo bueno a su favor.

GH: Bueno… porque hay algo que no te he dicho. Él está enamorado de ti.

VD: ¿Y se puede saber por qué no me lo habías dicho?

GH: Porque tenía que hablar primero con él. Sven hizo lo mismo conmigo, antes de decírtelo a ti.

VD: ¿Qué fue lo que te dijo?

GH: Que me lo decía a mí primero porque yo era tu mejor amigo.

VD: ¿Por qué me mientes?

GH: ¡¡¡¡Pero si te estoy diciendo la verdad!!!!

VD: ¿Que no te lo dijo porque creía que tú le podías ayudar para que me lo dijera?

GH: Sí, es verdad, pero también me dijo eso. ¿Crees que yo te mentiría a ti?, después de todo lo que sabes de mí… Tú sabes que yo te digo todo, perdóname si hice mal en no decirte eso a ti primero.

VD: Pero a Iresa sí pudiste decírcelo, ¿verdad? ¿Acaso lo hiciste para que te ayudara a que yo te aceptara a ti?

GH: Un momento. Yo no le dije nada a Iresa, ella ya lo sabía.

VD: Ya no me mientas más, ella misma me dijo que tú se lo habías dicho…

IR: Eso no es cierto, Videl –interrumpió–. Yo sólo te dije que había hablado con él sobre eso, pero nunca dije que él fue quien me lo dijo, y no sé cuántas cosas más te haya dicho Sven, pero que no se haga tonto, él fue quien me lo dijo. De hecho, lo sabía desde hace unos pocos días, incluso antes que él se lo dijera al mismo Gohan. Él sí te mintió y no Gohan –terminó de decir muy enojada.

VD: Hasta ahora, todo lo que me dijo es cierto. Lo que contestó Gohan coincide con lo que me dijo Sven que iba a decir… Ya no sé a quién creerle, estoy muy confundida –y continuó llorando. Después de un rato, continuó–: Quisiera estar sola, por favor…

GH: Como tú quieras. Sólo déjame decirte algo: no creas en nada, sólo confía en mí. Te amo, preciosa. –Se acerca para darle un beso en la frente, y alza su cara, seca las lágrimas de sus mejillas–. De verdad, Videl, te quiero, y sería incapaz de hacerte algo como lo que Sven te dijo. –Toma una de sus manos y la besa para luego marcharse seguido por Iresa.

VD: Cómo quisiera que nada de esto hubiera pasado. ¿Qué hago ahora?

PC: ¿Por qué no dejas que te guíen tus sentimientos?

VD: Señor Piccoro, ¿qué hace aquí?

PC: Tratando de ayudar a alguien que es víctima de una persona que lo único que quiere es molestar a los demás…


GH: ¿Por qué le costará tanto creerme? Yo no le he dado motivos para que desconfíe de mí.

IR: Ese estúpido de Sven le envenenó la mente. Quisiera tenerlo enfrente para hacerlo entender con un par de puñetazos…

GH: Cálmate. ¿Dónde se habrá metido Sven?


VD: ¿A qué se refiere? –preguntó dejando de llorar.

PC: Yo escuché todo lo que ese muchacho te dijo. Discúlpame, pero quería saber cuál fue el motivo de la pelea. Como tu padre y Gohan empezaron a platicar, ya no supe lo que pasó, así es que te seguí a ti y a tu amiga hasta la habitación; observé y escuché todo desde ahí, te ruego me disculpes.

VD: No, no tengo nada que disculparle. Entonces ya sabe lo que pasó allá arriba.

PC: Sí, todo. Por eso me atrevo a decir que estarías totalmente equivocada si crees alguna palabra de lo que él te dijo, y no lo digo porque esté de parte de Gohan, yo también te aprecio igual a ti, has conseguido cambiarle la vida a él.

VD: Pero ¿por qué dice que no debo creerle a Sven?

PC: Debería dejar que hicieras lo que tú creas lo más conveniente, pero no me voy a arriesgar a que tomes la decisión equivocada. La felicidad de Gohan y la tuya están en juego… Cuando tú saliste de la habitación, ese hombre se quedó un rato más y comentó para sí que ésa era una manera de hacer pagar a Gohan por haberle quitado lo que a él le pertenecía, y que si tú no ibas a ser para él, no serías para nadie.

VD: Pero cómo pudo ser capaz de aprovecharse de la confianza de ambos… Nosotros creíamos que éramos amigos de verdad, pensé que porque me había dicho que me quería, no podía jugar con lo que estaba diciendo.

PC: A veces las personas fingen ser alguien para luego aprovecharse de la gente a su alrededor.

VD: Es una suerte que usted haya estado presente hasta el final.

PC: Pensé que me iba a costar más trabajo que me creyeras..

VD: No, no puedo desconfiar de usted. Usted me dio muchos ánimos en la batalla contra Boo, y yo sé de sobra que es una persona honesta y que todo esto lo está haciendo por el bien de Gohan y el mío. De verdad le agradezco lo que acaba de hacer por nosotros.

PC: No tienes que agradecer nada, niña. Si en realidad quieres a Gohan, debes tenerle más confianza, y no dejarte sugestionar por nadie sin antes hablar con él primero.

VD: Sí, tiene razón. Gracias de nuevo, creo que es mejor que vaya a hablar con Gohan.

PC: No te preocupes, le diré que venga aquí. No creo que allá dentro puedan hablar con el ruido de la gente y la música.

VD: Muchas gracias… –Y después de un momento, Gohan llegó y la encontró más tranquila, pero como quiera estaba un poco dudoso, porque Piccoro sólo le había dicho que Videl le llamaba y nada más, así que no estaba seguro de la situación emocional de Videl. Se acercó.

GH: Me dijo el señor Piccoro que querías hablar conmigo. –Se acercó al barandal del balcón.

VD: Sí… verás, yo… –En eso alguien aparece tras ellos y no los deja continuar.

SV: ¿Ya te diste cuenta de la farsa, Videl? –preguntó muy sarcásticamente.

VD: Así es, ya me di cuenta del engaño… Eres despreciable, Sven. No puedo creer que te hayas aprovechado de la amistad que te ofrecimos para hacernos sufrir tanto. –Mientras, Gohan observaba la escena detenidamente, pues no entendía muy bien lo que ocurría.

SV: No puedo creer que seas tan tonta como para no darte cuenta que te está utilizando.

VD: El único tonto aquí eres tú, pero no te preocupes, ya no voy a dejar que me utilicen así como tú lo hiciste. Después de todo, creo que me enseñaste una lección: no debo creerles a hombres tan hipócritas como tú.

SV: Por lo visto, creo que la volviste a poner de parte tuya, Gohan.

GH: Yo no he hecho nada, ni siquiera sé el porqué te está diciendo esto, pero me lo imagino, de seguro quisiste envolverla en tus mentiras.

SV: Pues te felicito, por que la verdad te conseguiste a una mujer muy valiosa, lástima que se deje “envolver” tan fácil en los brazos de otros, ¿verdad, Videl?

GH: ¿De qué hablas, Sven? Explícate.

SV: Pues cuando estábamos arriba en la habitación hablando, se dejó consolar muy bien, tú sabes a qué me refiero, y si no, lo único que puedo decirte es que sus labios saben a miel… –y comenzó a reír.

GH: ¿¿¿Qué??? –respondió sintiendo cómo su sangre hervía en sus venas y poco a poco su energía fue aumentando.

VD: ¡¡¡Eres un imbécil!!! –y Videl le lanzó un cachetada, que le volteó la cara.

SV: ¿Qué? ¿Vas a negar que me besaste?

GH: ¿Es cierto eso, Videl? ¿Se besaron? –dijo con una cara de pocos amigos y con un tono muy serio que asustó a Videl.

VD: S-sí, e-es verd-ad, Gohan. Pero él me obligó, yo intenté separarlo de mí, pero… –No la dejó terminar, ya que Gohan se acercó a Sven y lo agarró del cuello de su camisa, lo alzó y lo estrelló contra la puerta del balcón.

GH: Eres un canalla, cómo te atreves a aprovecharte de la situación para hacerle eso –dijo furioso.

SV: Pues yo no vi que no le haya gustado –le respondió con una sonrisa.

GH: Oye bien esto, pídele a Kamisama que no me a entere que le vuelves a poner un dedo encima a Mi novia, porque te juro que me voy a olvidar de mis principios y voy a hacer que te arrepientas de habernos conocido y hasta de haber nacido, maldito. –Enseguida lo suelta y Sven empieza a recobrar la respiración, ya que por el enojo Gohan lo apretó “un poco” más de la cuenta–. Ahora lárgate de mi vista.

SV: No creas que te va a resultar tan fácil, vas a pagar lo que me hiciste. Además, tú no tienes ningún derecho de correrme de aquí –habló tratando de encarar a Gohan.

VD: Pero yo sí. Vete de mi casa y nunca vuelvas a pararte enfrente de nosotros.

SV: Está bien, pero les aseguro que no será la última vez que me verán. –Se acerca a Videl–. Nos vemos y “feliz cumpleaños”. –Intenta darle un beso en la mejilla, pero enseguida Gohan la abraza, impidiendo que se le acercara. Sven se va.

GH: ¿Estás bien?

VD: Sí, discúlpame por no haber confiado en ti, es que estaba muy confundida y me dejé llevar por lo que Sven me dijo –le dijo acercándose más a su pecho.

GH: No te preocupes, pequeña, todo está bien. Lo importante es que me sigues queriendo, ¿verdad? –se acerca para besarla.

VD: Con toda mi alma –le devuelve el beso–. ¿Y dónde están tus papás? Me gustaría ir a saludarlos; en toda la fiesta no los he visto.

GH: Deben de estar bailando allí adentro, es lo que siempre hacen en las fiestas. Claro, después que mi papá coma, jajaja.

VD: Jajaja, bueno, vamos con ellos, ¿sí? No quiero que al rato digan que te secuestré…


GH: Krilin, ¿sabes dónde están mis papás?

KR: Sí, están bailando. Tu mamá prácticamente obligó a tu papá para que la sacara a bailar.

GH: Me lo imaginaba, jeje. ¿Y tú no piensas bailar, Yamcha?

KR: No lo creo, a menos que Vegeta le quiera prestar un rato a Bulma, jajaja… Porque está que se muere de los celos, jajaja…

YH: Cállate, Krilin, yo no quiero bailar con Bulma, ¡¡eso ya se acabó!! –gritó muy sonrojado por su comentario.

KR: Hola, Videl. Muchas felicidades por tu cumpleaños, espero que te la estés pasando muy bien.

VD: Gracias, y sí estoy disfrutando mucho la fiesta, sobre todo porque tengo el honor de que ustedes estén presentes.

YH: No, el honor es de nosotros. Además, quiero decirte que estás muy linda. Los felicito a ti y a Gohan por su noviazgo, y espero que duren mucho tiempo juntos.

KR: Sí, yo también los felicito.

PC: Ojalá y ya no se dejen llevar por comentarios y engaños de otras personas.

VD: Señor Piccoro, muchas gracias por todo nuevamente. Si no fuera por usted, a lo mejor todavía estaría muy afligida por todo lo que pasó. Gracias por abrirme los ojos a tiempo. –Y muy discretamente se elevó a la altura de Piccoro (ya que como comprenderán Piccoro tiene una “pequeña” altura que muy pocos pueden alcanzar y, bueno, Videl no es muy alta que digamos) y muy tiernamente le dio un beso en la mejilla y un amistoso abrazo, acción que le causó un pequeño tono rojizo en el rostro del sensei de Gohan.

GH: Pero no entiendo, Videl. ¿Qué tiene que ver el señor Piccoro en todo esto?

VD: Él escuchó todo lo que hablé con Sven, incluso lo que yo no escuché, y después que te fuiste y me dejaste sola en el balcón, él y yo estuvimos platicando del asunto y me hizo ver lo equivocada que estaba al no confiar en ti.

GH: Ya veo. Entonces yo también le estoy muy agradecido por eso, señor.

YH: Pero, ¿de qué están hablando?

PC: De nada importante.

VD: Oye, Krilin, ¿y por qué no vino No. 18?

KL: lo que pasa es que Maron se sintió un poco mal y No. 18 prefirió quedarse en casa cuidándola. –En eso se oye una voz muy familiar.

GK: ¡¡¡Hola!!! –Era el suegro de Videl, quien venía acompañado de su esposa; su ¿hermano? Vegeta y Bulma.

MK: Pero miren quiénes se dignaron a aparecer.

BL: Muchas felicidades, Videl.

VG: Felicidades, niña. –Todos se quedaron sorprendidos al escuchar a Vegeta felicitar a Videl, pues sabían que hasta ahora él era incapaz de mostrarse afectuoso con alguien, pero aún así no le dieron más importancia al asunto (no se habían percatado que la querida esposa de Vegeta le había proporcionado un pellizquito, el cual Vegeta interpretó como un “¿No le vas a decir nada?”, seguido de una mirada muy imponente que le decía: ¡Ahora!)

VD: ¡¡¡Muchas gracias a todos!!! –les respondió con una gran sonrisa.

MK: Y, cuéntame, ¿¿dónde te compraste ese lindo vestido?? –Y así, Bulma, Milk y Videl hicieron su grupo de conversación. Yamcha y Krilin fueron por otra bebida, mientras que Piccoro, Vegeta, Goku y Gohan se quedaron solos.

GK: Y dime, hijo, ¿cómo quedaron las cosas con Satán?

GH: Finalmente aceptó mi relación con Videl; ya está totalmente de acuerdo.

GK: ¡¡Qué bueno, me da mucho gusto que Satán por fin lo haya hecho!! –exclamó con mucha alegría por su hijo.

GH: Pero eso no es todo…

VG: ¿Hay algo más? –preguntó para poder comprobar sus sospechas, pues ya se imaginaba lo que iba a decir su “sobrino”.

GH: Sí, algo muy importante para mí…

PC: ¿Y qué es?

GH: Pues, señor Piccoro, tío Vegeta, papá… quisiera que ustedes sean los primeros en enterarse, sobre todo tú, papá, porque creo que necesitaré tu ayuda con respecto a mamá.

GK: ¿Pero de qué se trata, Gohan? –dijo con una expresión de no entender nada.

GH: Le voy a pedir a Videl que se case conmigo…

PC y VG: ¿¿¿QUÉEEEE??? –gritaron muy alarmados, pues ya se imaginaban la reacción de Milk cuando se enterara de la noticia, mientras que las personas que estaban a su alrededor los observaban un poco, para momentos después volver a sus asuntos.

GK: ¿Pero a ustedes qué les pasa, no lo van a felicitar? Pues ésa es una muy buena noticia y es una decisión muy seria la que has tomado, Gohan, pero estoy seguro que es por que la quieres mucho –dijo poniéndose frente a su hijo y tomándole el hombro.

PC: Pe-pe-pero, Gokú –logró decir aún muy nervioso; misma situación en la que se encontraba Vegeta.

GK: ¿Qué les pasa? ¿Acaso no les agrada la idea? –dijo aún muy sonriente.

VG: Ka-ka-roto… ¿ya te pusiste a pensar en qué es lo que va a pasar cuando se entere tu mujer?

La sonrisa de Gokú desapareció ante semejante pregunta; no había pensado en eso aún, ya se podía imaginar a Milk regañándolo y echándole la culpa como siempre, pero con mucho optimismo y confianza en sí mismo, volvió a recobrar su sonrisa.

GK: No se preocupen por eso, yo me encargaré que Milk tome bien la noticia y no se altere tanto, estoy seguro que a ella también le dará mucho gusto.

GH: Muchas gracias, papá.

PC: Pero dinos cuándo se lo piensas decir a Videl, Gohan.

GH: Esta misma noche, ya lo tenía todo preparado.

VG: ¿Y no se te hace muy pronto para pensar en casarte con ella?

GH: Tal vez sea muy apresurado, pero la verdad es que ya lo pensé bien y me di cuenta que me gustaría vivir con ella para siempre, por eso voy a dar ese paso.

GK: No me había dado cuenta que ya eres todo un hombre y que pronto tendrás que hacer tu vida por tu lado. Estoy muy orgulloso de ti, Gohan. –En eso, de nuevo se acercan Milk, Videl y Krilin, seguidos de Bulma y Yamcha, cuadro que a Vegeta no le gustó en nada y terminó por lanzarle una de sus fulminantes miradas al pobre de Yamcha, quien optó por separarse de Bulma.

BL: ¿Se puede saber de qué hablan con tanto interés? Estoy segura que están conspirando en contra de nosotras, ¿verdad, Vegeta?

VG: Bah… Oye, ¿me puedes decir en dónde están esos demonios de Trunks y Goten?

BL: Es cierto, desde hace unos momentos que desaparecieron de mi vista…

KL: Nosotros los vimos en la mesa de los bocadillos, ¿verdad, Yamcha?

YH: Sí, es cierto, pero hablando de esos niños, miren eso, ahí vienen junto con Boo.

GK: Hola, Boo, hacía tiempo que no te veía…

MK: Goten, ¿por qué se fueron sin decir nada?

BOO: ¡¡¡¡¡¡Los niños querían muchos duuuuuuuullllllllceess!!!!!!

En eso, el solista del grupo musical hace un atento llamado…

SOLISTA: ¡¡¡Damas y Caballeros, démosle un fuerte aplauso para recibir en nuestra pista de baile a nuestra festejada y a su padre, para que bailen una de nuestras excelentes melodías!!!

Los invitados comenzaron a aplaudir y Mr.Satán fue por su hija, quien se encontraba acompañada por todos los guerreros Z y sus respectivas parejas y así comenzaron a bailar una hermosa canción. Mr.Satán tenía curiosidad por preguntarle a Videl si Gohan ya había hablado con ella, pero inmediatamente lo desechó, pues si ya hubiera pasado, estaba seguro que ya se lo habría dicho. Después de este gran baile, Mr.Satán tomó de la mano a su hija y se encaminaron hacia donde estaban los demás y enseguida hizo algo que a todo el mundo dejó boquiabierto:

MS: Me gustaría que la siguiente pieza la bailaras con esta hermosa dama, ¿aceptas, Gohan?, ya que si no lo haces, me voy a ver en la penosa necesidad de decirle a los músicos que cancelen la siguiente canción.

GH: Claro que sí, con mucho gusto. –Y su suegro le entrega la mano de una chica que estaba totalmente sorprendida por la acción de su padre, y enseguida se fueron a la pista.

MK: Ay, pero qué hermosa pareja hacen, ¿verdad, Gokú? –dijo llevándose las manos al pecho y con una sonrisa de oreja a oreja.

GK: Sí, tienes razón, Milk, se ven muy enamorados… Oye, Milk, ¿a ti te gustaría que ellos se casaran?

MK: Claro, ¿no ves que es una excelente niña para mi hijo? Yo creo que Gohan acertaría en hacer su vida con ella…

GK: Huuuyyy, qué bueno, porque me imagino que eso es justamente lo que Gohan le va a proponer a Videl en este momento. –Bulma, Krilin, Yamcha, Goten y Trunks, incluso Vegeta y Piccoro que ya lo sabían, se quedaron pasmados, no sólo por la noticia, sino por lo frío e inocente, (bueno estúpidamente, como lo pensaba Vegeta) que fue para decirle la noticia así a su esposa.

MK: ¿¿¿QQQQUUUUÉEEE??? –Lo que siguió fueron gritos que se oían a medias, por que enseguida Gokú la calló con su mano y un ligero desmayo.

Pero bueno, vayamos con nuestros protagonistas, que es en donde se encuentra la acción…


 

…”La timidez, era yo, ése que te amó cuando ni tú sabías la palabra,

el que te besó por primera vez, ése que estrenará tu cuerpo, seré yo,

el primero que puso a mil tu corazón, que te hizo descubrir, amada, tu corazón como si nada…


 

GH: ¿Cómo te sientes?

VD: ¡¡Feliz!! Nunca me imaginé que ibas a poder convencer a mi papá tan fácil.

GH: No fue muy fácil, pero lo logré, jeje… ¿y tu muñeca?

VD: En mi recámara, exactamente en mi cama. Se duerme conmigo, es la que me vela el sueño, jaja.

GH: Me parece muy bien… son las 11:45 de la noche, te quedan 15 minutos de cumpleaños, y quiero que sepas que ahora que tu papá aceptó nuestra relación, me siento más feliz aún. Creo que a partir de hoy, todo cambiará, porque creo que es un día muy especial, ¿no crees? –terminó de decir soltando su mano derecha para poner la suya en el otro lado de la cintura y Videl puso sus dos manos en su pecho.


 

…”Fui yo

el que se marchó cuando te dio en la piel la luz del día,

el que voló junto a ti por primera vez cuando nadie nos veía

fui yo…”


 

GH: Quisiera darte esto. Toma. –Le entrega un pequeño estuche negro de terciopelo.

VD: ¿Qué es? –Toma el estuche y Gohan la vuelve a rodear por la cintura con sus brazos.

GH: Mi verdadero regalo.

VD: Gohan, no era necesario que hicieras esto.

GH: Te equivocas, amor, era muy necesario. Mejor, ábrelo. –Videl obedece y ante sus ojos aparece un hermoso anillo de oro. Era muy delgado y daba un aspecto delicado que iba acorde con su delgada y también delicada mano. Era muy sencillo, pero a la vez era elegante a la vista de cualquier persona.

VD: Pe-pero, Gohan… Esto significa que…

GH: ¿Quieres casarte conmigo?… Y no me digas que es muy apresurado, porque no te pido que nos casemos ahora. Sólo dime que aceptas y lo haremos cuando tú quieras o cuando estés lista.

Videl no pudo contener el llanto por la emoción, y sólo atinó a abrazar a Gohan tan fuerte como pudo.

VD: Claro que acepto, cielo. Me haces muy feliz con esto, te lo juro.

GH: Tú también me haces muy feliz a mí. Te amo. –La separa un poco y le da un tierno y profundo beso, algo que dejó a los invitados atónitos, pues no sabían que Videl tenía novio, lo que causó que muchos jóvenes que tenían una esperanza, se desilusionaran.

GK: Me imagino que ya se lo dijo.

PC: Pues imaginas bien, y ella aceptó muy feliz… –dijo con mucha seguridad en sus palabras, pues con tan buen oído se pudo enterar de todo sin mucho esfuerzo.

VG: Pues a mí me sigue pareciendo una locura.

BL: Qué raro, amor, ya te habías tardado –le dijo con un tono sarcástico.

VG: Hump… No le encuentro la gracia a tu comentario –le respondió sin darle mucha importancia a lo anterior.

MK: ¿Eh?, qué pasa… ¿Gokú? –e instantáneamente volteó hacia donde estaban su hijo y su futura nuera y comenzó a llorar por la impresión de la noticia–. No puede ser… qué va a pasar ahora si se casa y no termina la escuela… No, esto no lo voy a permitir.

KL: Qué raro comentario, ¿acaso fue Milk la que dijo eso? –comentó.

YH: No lo sé, no escuché bien, jeje.

GK: Tranquilízate, Milk, por favor, no te preocupes. Gohan me dijo que sólo le dará el anillo y que fijarían la fecha para la boda, pero que primero acabaría la escuela antes que nada –mintió–. Ya cálmate, amor, además no creo que Satán permita que Videl deje de estudiar, ¿verdad?

MS: Por supuesto que no.

GT: Trunks, ¿de qué están hablando que no entiendo nada? –le preguntó en un susurro.

TK: No lo sé, tampoco yo entiendo… Oye, mamá, ¿qué está pasando, eh?

BL: Lo que pasa es que Gohan le acaba de proponer matrimonio a Videl, hijo.

TK: ¿QUÉEE? , eso significa que…

GT: ¿Que mi hermano se va a casar con Videl? –interrumpió.

VG: Así es, ¿alguna queja?

GT: No ninguna, tío Vegeta.


GH: A ver, déjame ponerte el anillo.

VD: Sí, por favor. –Gohan toma el anillo y guarda el estuche en el bolsillo de su saco y con cariño toma la mano izquierda de Videl y le pone el anillo, después la besa en su mano y luego en sus labios–. Gracias por esta noche, Gohan. Te amo.

GH: Yo también, y dime, ¿cuándo quieres que nos casemos?

VD: Conociendo a nuestras familias, supongo que será buena idea que lo hiciéramos después de terminar la escuela, ¿no?

GH: Sí, creo que tienes razón, aunque para serte sincero se me van a ser eternos los días.

VD: A mí igual. ¿Te parece que sea tres semanas después de terminar la escuela?

GH: ¿Tanto tiempo después? –dijo con un gesto de no estar de acuerdo.

VD: Necesito tiempo para arreglar mis cosas, el vestido, la iglesia, el salón y todo lo demás. Va a ser el día más importante de mi vida y no quiero que algo vaya a salir mal.

GH: De acuerdo, tres semanas después de clases… para que seas mía para siempre. –La abraza y siguen bailando hasta el amanecer.
Bueno, al fin este par de tórtolos decidieron hacer su vida juntos (ya era hora, ¿no?), y por supuesto no podemos faltar en el momento de su unión. Nos vemos en el siguiente capítulo, titulado: “Juntos para siempre“. Y disculpen la tardanza en publicar los siguientes capítulos.

El amor de mi vida – Capítulo 6

Capítulo 6: “Peleas, revelaciones… ¿y al final?”

Fanfic: El amor de mi vida



GH: ¿¿A qué te refieres??

SV: Levántate y pelea, ¿o prefieres que te refresque la memoria antes?

VD: ¿De qué estás hablando, Sven?

GH: No, no es necesario. Lo sé perfectamente.

SV: ¿Cómo pudiste hacerme esto? Pensé que eras mi amigo, pero veo que me equivoqué. Eres un traidor.

VD: ¡¡Ya basta!! ¿Por qué le dices todo esto a Gohan?

SV: Así que no le has dicho nada. ¿Tienes miedo de que cambie de opinión?

GH: Se lo iba a decir hoy después de hablar contigo. Hace dos días traté de decírtelo, pero te fuiste y no me diste oportunidad para hacerlo.

SV: Sí, como no. Ahórrate tus excusas, y ahora responde como hombre si es que lo eres. –se abalanza hacia él, empujándolo y encarándolo.

VD: Déjalo en paz, Sven. Sea lo que sea, Gohan no lo hizo con esa intención.

SV: ¡¡¡Tú cállate, que ni siquiera sabes lo que pasa!!! –respondió de muy mala gana, pues estaba cegado por el enojo hacia Gohan.

GH: ¡¡¡Óyeme. estúpido, a ella no le vas a hablar así!!! –y terminando de decir esto, le dio un golpe en el estómago que le sacó el aire a Sven.

Ya para entonces una rueda de invitados curiosos estaban disfrutando del espectáculo, actividad que no pasó desapercibida para Goten y Trunks.

TR: Oye, Goten, ¿por qué le habrá pegado tu hermano a ese muchacho?

GT: No tengo ni la menor idea, pero si viste, ese tipo fue quien lo provocó.

TR: Sí, al parecer creo que quiere pelear con él. ¿Por qué no vamos a decirle a tu papá que venga por si ese tipo se pone violento?

GT: ¿Qué? ¿Crees que mi hermano no pueda sólo con él? –dijo molesto.

TR: No, pero ten en cuenta que ésta es la casa de Videl, la novia de Gohan, y si ese tipo lo provoca mucho, le puede arruinar la fiesta –le contestó con una gran gota de sudor por la reacción de su compañero.

GT: Pues no entiendo, pero si tu crees que es mejor, vamos por él –y fueron en busca de Gokú, quien se encontraba a unos metros de la pelea, conversando con Vegeta.

GK: Estas cosas se ven muy ricas… mmm…shig… deligchiosags. –Eran una galletas con un tipo de aderezo arriba–. Lo que no entiendo, es cómo pretenden que la gente se llene con esta comida tan pequeña.

VG: Éstas son sólo galletas y las dan como aperitivo, Kakaroto.

GK: ¿Aped-qué?

GT: Papá, papá, papá…

GK: ¿Qué pasa, Goten?, ¿por qué tanto escándalo?

TR: Papá, Gohan está peleando con un muchacho.

VG: ¿¿Qué??

GK: ¿Es cierto eso, Goten?

GT: Ajá. Creo que es con su compañero que a veces va a la casa…

GK: Debe ser Sven…

VG: Pero, ¿por qué estarán peleando?

GK: No lo sé, será mejor que vaya a ver. Vamos, Goten –y empezó a caminar un poco confundido por lo que su hijo estaba haciendo.

VG: Te acompaño. Camina, Trunks.

SV: Cof, cof. Vaya, al parecer sí sabes pelear… pero no creo que lo hagas tan bien como traicionar a tus amigos…

GH: Ya cálmate, Sven. Vamos a aclarar las cosas, no creo que valga la pena golpearnos así, recuerda en dónde estamos. Por mi parte, no quiero echar a perder la fiesta de Videl.

SV: Pues eso debiste de haber pensado antes de robarme lo que me pertenecía –y así empezaron a intercambiar golpes, que por supuesto Gohan evadía y detenía con mucha facilidad.

IR: ¡¡Videl!! ¿Por qué están peleando así?

VD: No lo sé, yo estaba con Gohan y de pronto llegó Sven y empezaron a discutir y ahora hasta golpearse –atinó a decir sollozando.

IR: Tranquilízate, lo único que hay que hacer es buscar una manera de detenerlos antes que tu papá se entere.

GK: Vegeta, ¿ya viste eso?

VG: Lo veo y no lo creo…

GT: ¿Ves? Te dije que estaban peleando.

TK: Mira, tío, ahí está Videl.

GK: Está muy nerviosa. Voy con ella y luego a separar a esos dos. –Caminó hacia ella, quien se encontraba bastante alterada–. Videl, tranquilízate, por favor. No va a ocurrir nada –la abraza.

VD: Lo sé. Por favor, deténgalos. El único que sale perjudicado es Sven y no quiero que le pase nada…

GK: No te preocupes, a Gohan no le gusta pelear con nadie y mucho menos si te perjudica. Es más, ahora mismo los separaré… –y se acerca a donde están Gohan y Sven, pero en ese momento Gohan se tira al suelo con Sven para calmar las cosas y le impide levantarse. Gokú llega y lo aleja de Sven–. Ya déjalo, hijo, creo que ya fue suficiente, Sven ya descargó se enojo, ya no hay necesidad que sigan peleando.

SV: ¡¡No!! Agh… agh… aún… no termino, Gohan… Vas a pagar por lo que hiciste…

VG: Pues déjame decirte que yo no pienso eso –y Vegeta alzó su mano y le dio un golpe en el cuello que lo dejó inconsciente (me encanta su forma tan pacífica de resolver las cosas)

GK: Vegeta… no era necesario que hicieras eso.

VG: ¿Y qué querías?… ¿que siguiera dando un espectáculo?

GK: No, pero no era la manera… En fin… Gohan, ¿ya estás más tranquilo? ¿Qué pasó?

GH: Lo que me imaginé que pasaría cuando Sven se enterará de mi relación con Videl.

MS: ¿Pero qué es lo que está pasando aquí? ¡¡Videl, te exijo una explicación!! –gritó totalmente exaltado mientras empleados, por ordenes de Satán, se disponían a alejar a los curiosos–. ¿Que acaso no me oíste?

GK: No te alteres tanto, Mr. Satán, no ha pasado nada grave, es sólo una discusión entre los chicos, es todo…

MS: ¿Y qué fue lo que le pasó a Sven?

VG: Lo dejé inconsciente, para que no causara más problemas. (N.del A: simplemente me encanta este sujeto)

Y en lo que ellos discutían, Gohan fue a lado de Videl, quien se encontraba muy alterada con Iresa.

GH: Perdóname, por favor, no quería que esto ocurriera. –La abraza.

IR: Bueno, creo que voy a ayudar a Sven, porque con el golpe que le dio el tío de Gohan, no creo que reaccione enseguida –y corrió, pero más que por ir a ayudar a Sven, lo hizo porque sabía que Gohan podría controlar mejor a su amiga.

VD: No tengo nada que perdonarte, es sólo que me asusté un poco y no sé por qué si sé que a ti no te puede pasar nada, ni tampoco te atreverías a hacerle daño a Sven…

GH: Shhh, yo lo sé, chiquita, pero entiéndeme, no podía dejar que te hablara así.

VD: Oye, ¿y por qué Sven te dijo todo eso? ¿Qué problema hay entre ustedes dos? –y justo antes que él hablara, Mr. Satán interrumpió.

MS: Videlll, ¿qué estás haciendo con él?

VD: Papá, por favor, ya hablé contigo de esto. Gohan es mi novio y no pienso renunciar a él –dijo comenzando a llorar y aferrándose más al abrazo de Gohan.

MS: Y yo ya te dije que no voy a permitir esa relación, así es que te metes a la casa a atender a los demás invitados. –Avanzó para tomarle la mano a su hija, pero Gohan lo impidió interponiéndose entre los dos.

GH: Señor, por favor, quisiera hablar con usted. Creo que tenemos que hacerlo.

VD: Papá, por favor, escúchanos, danos una oportunidad…

GH: Videl, déjame hablar con él a solas.

VD: Pero… –no pudo continuar porque Gohan puso un dedo en sus labios.

GH: Déjame hacerlo, estoy seguro que lo puedo convencer.

VD: Está bien. Suerte. –Le da un beso en los labios y lo abraza, enseguida va con su padre y lo besa en la mejilla–. Gracias por escucharlo, papá –se va.

GK: Bueno, creo que nosotros también nos vamos. Andando, Goten –tomó de la mano a su hijo menor y se fueron.

VG: Vamos con tu mamá, Trunks.

TK: Sí, papá –y de un salto se sube a la espalda de su padre, quien no puso resistencia.

MS: Muy bien, antes que me digas lo que me tengas que decir, vamos a sentarnos. –Se sientan en una de las bancas del jardín–. Hace un rato, mi hija me contó que tú le habías pedido que fueran novios y ella aceptó, y como ya has de saber, yo me negué a eso.

GH: Sí me lo contó, por eso quería pedirle que me dejara demostrarle que en verdad la quiero y que la puedo hacer muy feliz. Además, yo… –fue interrumpido por Satán.

MS: Mira, hijo, estoy seguro que la harías muy feliz, pero también quisiera que me entendieras a mí. Ella es mi única hija y la tengo que cuidar de cualquiera que quisiera hacerle algún daño.

GH: Estoy de acuerdo con usted. Yo… –y nuevamente fue interrumpido.

MS: Gohan, voy a ser sincero contigo, así es que escucha muy bien lo que te voy a decir. –El muchacho asintió con la cabeza–. Como tú sabrás, hace muchos años murió la madre de Videl cuando ella era sólo una niña, y desde entonces yo me he dedicado a cuidar de mi pequeña, a velar por ella, no tanto porque sea mi hija, sino porque al ver a Videl, me acuerdo de mi mujer. Tú sabes que son idénticas, tienen los mismos ojos. –Un momento de silencio, en el que hubo un suspiro y una lágrima derramada por parte de Mr. Satán. Después de un momento, él prosiguió–: ¿Sabes cómo murió la madre de Videl?

GH: No, no he querido preguntarle a Videl. Sé que ése es un momento muy triste para ella, y no quisiera que pasara ese dolor. Es muy duro, yo ya sé lo que se siente perder a un padre.

MS: Pues si tú crees que es eso lo único que tienen en común, estás equivocado. –Gohan lo miró con ojos de no entender a lo que se refería–. Si mal no recuerdo, Gokú murió por culpa de Cell. Mi esposa también. –El chico quedó muy sorprendido por lo que escuchó, nunca pensó que la causa de la muerte de la madre de Videl pudiera haber sido la misma de la de su padre… “Cell”

GH: Pero… ¿cómo fue? –preguntó un poco temeroso por lo que le pudiera contestar su “suegro”.

MS: Ella estaba aquí en la casa, con Videl, cuando de pronto recibió una llamada de su trabajo, así que salió con la niña, subió a su aerocoche y se fueron. Justo antes que llegara a su destino, un rayo de Cell le obstruyó el paso al chofer que conducía, por lo que ellos bajaron del vehículo y se fueron a refugiar a un edificio que poco después se derrumbó a causa de otro disparo de ese maldito. Momentos antes, mi esposa le pidió al chofer que ayudara a salir a Videl; él le hizo caso y alcanzaron a salir antes del derrumbe, pero ella… –paró un poco su relato y comenzó a sollozar–… le fue… imposible… salir.

GH: Lo…siento mucho, señor –le dijo muy dolido, pues nunca se imaginó que Mr. Satán guardara tanto dolor en su corazón. Después de un momento, Mr. Satán se calmó y continuó:

MS: Tú eres muy fuerte, eres un saiyajin al igual que tu padre y tío y sé que tu deber es proteger este planeta de cualquier villano que quiera destruirla, y que cuando Gokú y Vegeta ya no estén, es responsabilidad tuya, de Goten y Trunks seguir protegiéndola, es por eso que tengo miedo que Videl esté a tu lado, tengo miedo que la historia se repita, que un villano la aparte de mi lado. Ella es lo único que tengo en la vida.

GH: Lo entiendo, pero déjeme decirle que nunca dejaría que le ocurriera algo a ella, y por eso mismo quisiera protegerla, porque la quiero como a nadie y también quiero hacerla muy feliz.

MS: Gracias, Gohan. Gracias por quererla tanto y discúlpame si llegué a pensar mal de ti, pero es que es mi hija y sólo quiero lo mejor para ella, y ahora me doy cuenta que eres justo lo que hubiera querido para ella.

GH: No, gracias a usted por aceptarme, y para que se convenza de que amo a su hija, quisiera pedirle… también… su autorización para… casarme con ella… Claro, si ella acepta, jajaja –terminó de decir muy nervioso.

MS: Pues creo que por mí ya no hay problema. ¿No se lo has propuesto aún?

GH: No. Pensé en decírselo hoy, después de hablar con usted.

MS: Bien, no hay nada más que hablar. Cuentas con mi permiso y mis mejores deseos para ambos. Sólo un último favor… cuídala mucho y hazla muy feliz. Se lo merece.

GH: No necesita decírmelo. Lo haré…

Por fin todo parece estar a favor de Gohan y Videl, pero ¿y Sven?, ¿también estará a favor? Esto y más lo sabremos en nuestro siguiente capítulo…

El amor de mi vida – Capítulo 5

Capítulo 5: “Primeras dificultades”

Fanfic: El amor de mi vida


GH: Ya llegué –dijo mientras cerraba la puerta de su casa y buscaba a alguien. De repente, su madre se asomó de la cocina y él caminó hacia ella.

MK: Qué bueno, hijo. Y dime, ¿cómo está Bulma?

GH: Bien. Todos están de maravilla. ¿Y mi papá no ha regresado?

MK: No, cariño, ya lo conoces. Cuando va a entrenar, se lleva las horas y como se llevó a Goten y están con Vegeta, seguro que tardarán más.

GH: Sí, tienes razón. Bueno, voy a tomar una siesta. Mientras está la cena, ¿le puedes decir a papá que me hable cuando llegue?

MK: Como quieras, hijo. Ve y descansa.

Se arrojó a la cama y comenzó a meditar en todo lo que había pasado ese día. Era increíble pensar en ello, ahí, en donde justamente un día antes se debatía en qué iba a hacer.

GH: No lo puedo creer, lo logré, ella me aceptó. Es fabuloso, tan sólo han pasado unas horas y no puedo dejar de extrañarla. –Con estas palabras, sus ojos poco a poco se fueron cerrando hasta quedarse profundamente dormido.

Goku acaba de regresar a su casa en compañía de su pequeño hijo y, como Gohan se lo pidió, Milk le dijo a su esposo que fuera a despertar a su hijo mayor.

GK: Gohan, Gohan, levántate. Despierta, hijo, ya que es hora de cenar.

GH: ¿Eh? Ah, sí, papá. Gracias.

GK: De nada, hijo. Anda, vamos a cenar, que me estoy muriendo de hambre, jajaja.

GH: Papá, espera. ¿Sabes?, tengo que decirte algo.

GK: ¿Qué pasa?

GH: Pues quisiera darte una sorpresa.

GK: ¿Ah, sí? ¿Y cuál es?

GH: Bueno, tengo que decirte que Videl y yo ya somos novios.

GK: ¿De veras?, ¡qué bien! No sabes cómo me alegra saber eso, pero cuéntame, ¿cómo se lo dijiste? –Después que Gohan le contó detalle a detalle todo lo que había pasado–. Pues no me resta otra cosa más que felicitarte y pedirte que la traigas a cenar con nosotros.

GH: Creo que eso va a tener que ser después del Sábado, porque ese día tenemos que ir nosotros a su casa, ya que es su cumpleaños y también me pidió que le dijera a todos los demás. ¿Podrías hacerlo por mí?

GK: Por supuesto, hijo. Mañana mismo lo haré. ¡¡¡Ahora vamos a cenar!!!

 

MK: ¿¿¿¿¿Gokú????? ¿¿Dónde estás??

GK: Aquí. Ya estoy listo, amor.

MK: Ya es tardísimo y todavía no puedo arreglarme. La ropa de Goten está todavía sin planchar, ¡¡¡me voy a volver loca!!!

Minutos más tarde…

GT: ¿Y va a ser en su casa?

GH: Sí, y al parecer va a estar toda su familia presente.

GT: Ah, ¿y cuántos años cumple?

GH: 18.

GT: Está bien para ti, porque tienen casi la misma edad.

GH: Ay, Goten, qué cosas dices…

MK: ¿Ya están listos, chicos?

GH: Sí, mamá.

GT: ¿Ya llegaron mis tíos, mamá? –En eso se oye el timbre de la casa.

MK: Creo que ya.

 

Mientras tanto, en la casa de Videl…

IR: ¡¡Estás hermosa, toda una mujer!!

VD: Gracias, me halagas, jajaja.

IR: Es la verdad. Por cierto, aún no puedo creer que tú y Gohan sean novios. Ayer, cuando me lo dijiste por teléfono, casi me caigo de la silla de la impresión. Debes estar feliz.

VD: Contentísima, amiga. Es un sueño hecho realidad, el mejor.

IR: Oye, ¿y cómo lo tomó tu papá?

VD: No, él no sabe nada aún.

IR: ¿Y entonces qué vas a hacer en la fiesta? Ni modo que se escondan detrás de la cortina.

VD: No, claro que no. Tengo planeado decírselo ahora, antes que Gohan llegue y, para serte sincera, no sé cómo vaya a reaccionar.

IR: Pero si después del torneo se comenzaron a llevar muy bien, ¿cuál es el problema?

VD: Mi papá es muy celoso y aún está renuente a que yo tenga novio, sea quien sea.

IR: Pues qué señor tan anticuado –Videl le lanza una almohada.

VD: Oye… –y las dos comenzaron a reír–. Voy a hablar con mi papá.

IR: Suerte.

El salón de fiestas de la casa Satán estaba casi lleno. Gohan, su familia y amigos acababan de llegar…

Krilin (KL): Oye, Gohan, no veo a tu novia por ningún lado.

BL: Debe estar todavía arreglándose. Es obvio, en estas ocasiones, nosotras las chicas nos tenemos que poner muy hermosas.

GH: Todavía no baja. Las personas que están aquí al lado dicen que lo hará dentro de unos minutos.

MK: Que casa tan hermosa, no cabe duda que esa niña es muy rica.

BL: Sí, hay muchas personalidades aquí.

GH: Su madre ocupó un cargo muy importante en el gobierno y los negocios. Fue muy querida, se parecía mucho a Videl físicamente.

Yamcha (YH): Oigan, chicos, ¿ya vieron quién está aquí?

GK: Pero si es…

GH: El señor Piccoro.

GK: Hola, Piccoro. Qué gusto que hayas venido.

Piccoro (PC): Sólo vine un momento. Después de todo, esa niña me cae bien y más cuando sé que a Gohan lo hace muy feliz.

GH: Gracias, señor Piccoro.

En eso, se oye una voz…

VOZ: Damas y Caballeros, su atención por favor. La Señorita Videl, nuestra festejada, bajará dentro de unos momentos. Mientras tanto, los deleitaremos con una melodía muy romántica para que bailen con su pareja… –y comenzaron a tocar esa canción tan linda que se titula “Cuando un hombre ama a una mujer” (¿la han escuchado cuando la interpreta Michael Bolton? es hermosa, la verdad).

BL: Esa canción es lindísima, me recuerda cuando era joven… –dijo mientras suspiraba al recordarse con unos años de menos.

YH: Era nuestra canción, ¿lo recuerdas?

BL: Claro que lo recuerdo. –Mientras, a una persona que estaba a lado de Bulma no le gustó en nada el comentario que le hizo Yamcha a su esposa, y antes que continuara, él tomó la iniciativa.

YH: Quieres…

VG: Bulma, ¿quieres bailar? –interrumpió jalándola ligeramente del brazo.

BL: Claro, amor –Vegeta la tomó de la cintura y se dirigieron al centro del salón donde se encontraba la pista del baile ante la atenta mirada de todos sus amigos, que no lo podían creer.

YH: “Maldición”… –pensaba.

PC: Es increíble que Vegeta siga poniéndose celoso por Yamcha, después que tiene un hijo con ella.

KL: Tienes razón, pero lo más increíble es que la haya sacado a bailar en frente de todos, aunque lo haya hecho sólo para hacer enojar a Yamcha. Antes ni siquiera por eso lo habría hecho, ¿no creen?

GK: Sí, tienes razón, Krilin. Esto demuestra que la quiere y que ya no le importa demostrarlo.

Mientras, arriba, en la habitación de Mr. Satán…

MS: …ponte esta pulsera de tu madre y listo… Te ves preciosa, pequeña.

VD: Gracias, papá… –“espero que todo salga bien”–. Oye, quisiera hablar contigo.

MS: Dime lo que quieras…

VD: Bueno, resulta que… Gohan y yo estuvimos platicando y…y… él me pidió que fuera… su novia y….

MS: ¿¿QUÉEEEEE?? –exclamó furioso y sorprendido–. ¿Y qué le dijiste? –preguntó, temiendo su respuesta.

VD: Que.. pues… acepté –respondió muy nerviosa.

MS: ¿¿POR QUÉEE??

VD: Vamos, papá, yo lo quiero y el a mí, además ¿no querías que mi novio fuera muy fuerte, inclusive más fuerte que tú?

MS: Sí, recuerdo que yo dije eso, pero él, él…él es un saiyajin… un extraterrestre… un…

VD: Ay, no exageres, por favor. Él es mitad saiya por su papá y mitad humano por parte de su mamá.

MS: Lo que sea, no me importa, nunca lo voy a aceptar y déjame advertirte algo, Videl: si los veo juntos, si lo veo besándote, abrazándote o cualquier cosa que represente un noviazgo, lo corro de la fiesta, ¿entendiste? –y la sujeta de los brazos fuertemente.

VD: Suéltame, no me interesa lo que digas. Él y yo estaremos juntos ahora y siempre.

MS: Nunca, ¿lo oyes? Nunca. Prefiero que seas novia de ese debilucho de Sven que de Gohan –y la soltó bruscamente. Videl comenzó a derramar lágrimas.

VD: No puedo creer que me hagas esto, yo lo quiero y no me vas a separar de él, ni tú, ni Sven, ni nadie –y salió dando un portazo y corriendo por el pasillo hasta que se topó con el coordinador de la fiesta.

Coordinador: Señorita, los invitados ya están esperándolos a usted y a su padre.

VD: Sí, ya vamos –y siguió corriendo a su habitación donde estaba su amiga Iresa y entró llorando a su habitación.

IR: ¿Qué pasó? ¿Por qué estás así?

VD: Mi papá me prohibió… ser novia de Goh-Gohan –dijo entre sollozos.

IR: Pero, ¿por qué?

VD: Dijo que prefiere que sea novia de Sven que de Gohan…

IR: No lo puedo creer… No te des por vencida, amiga. Lucha y defiende tu amor. Anda, sécate esas lágrimas. Acabo de echarle un vistazo a la recepción y Gohan ya llegó. Está guapísimo, así que date una “manita de gato” (o sea que se arregle) y bajemos, sí?

VD: Sí, no quiero perderlo, Iresa –dijo sin dejar de llorar.

IR: Lo sé, amiga, lo sé. Uy, yo no lo voy a permitir, ya lo verás.

Momentos más tarde…

Voz: “Damas y caballeros, recibamos con un aplauso a nuestra festejada… –Y todos los presentes ovacionaron la llegada de Videl y su padre mientras ellos bajaban por las escaleras, (hasta ahora no les he dicho cómo iba vestida Videl. Bueno, ella portaba un hermoso vestido negro entallado hasta un poco más debajo de las caderas y largo hasta los tobillos con una abertura hasta donde el vestido dejaba de ser entallado, tacones altos y no muy maquillada para que pudiera resaltar sus bellos ojos. ¿Sexy, no creen?)

KL: Wow, sí que tienes una novia muy bella, Gohan.

YH: Tienes razón, Krilin, es hermosa. Lástima que sea mucho menor que yo, con todo respeto, Gohan –Gohan no pudo ni articular una sola palabra. “No sabía que fuera tan linda, se ve tan, tan….”, no podía encontrar palabras adecuadas para describirla (Gohan llevaba puesto un traje azul marino con corbata, la verdad la verdad, MUY guapo, jeje,)

Ella bajaba mientras miraba a todos con una pequeña sonrisa. Gohan notó algo que se le hizo muy raro.

GH: Algo pasó.

GK: ¿A qué te refieres, hijo?

GH: La noto muy triste –dijo sumamente preocupado.

GK: Pues, que yo sepa, cuando una persona está triste, no sonríe –comentó inocentemente. Ya saben, muy a su estilo.

GH: Sí, pero no es su misma sonrisa de siempre; y su mirada, sus ojos están muy tristes. –Videl comenzó a buscar a Gohan. Poco después, su mirada se topó con la de él y le dijo a Iresa, quien se encontraba ya a su lado:

VD: Oye, allí está Gohan. Ve y dile que necesitamos hablar, ¿sí? –Y su amiga asintió con la cabeza y fue a su encuentro.

???: ¡¡¡Hola, Videl, felicidades!!!

VD: ¡¡Sven!! Gracias por venir.

SV: Estás muy bella, ¿sabías?

VD: Sí, lo sé, jajaja.

SV: Toma, tu regalo.

VD: No te hubieras molestado. –Le da una caja, la cual contenía una pulsera delgada y con muchos brillantitos–. Es hermosa, Sven. Muchas gracias.

SV: Es menos de lo que te mereces. Por cierto, quisiera hablar contigo. –En ese momento, Videl ve a Iresa con Gohan que se alejaban de la recepción, hacia el jardín.

VD: Sí, pero dame unos 15 minutos, necesito arreglar un asunto. Te veo en el jardín.

SV: Sí, ahí te espero. –Videl se aleja y va hacia donde se encontraban Gohan e Iresa.

GH: ¿Qué tiene Videl, Iresa? La noté muy mal.

IR: Tuvo una discusión con su papá. Fue a decirle que ustedes son novios y ya te imaginarás lo demás.

GH: Pero, ¿por qué lo hizo? Le dije que yo sería quien hablaría con él primero, que los dos lo haríamos juntos.

IR: Ay, amigo, ella pensó que sería mejor así; que, tal vez, lo aceptaría.

GH: ¿Y qué le dijo Mr. Satán a todo esto?

IR: Que no lo iba a permitir, pero Videl no se va a dar por vencida, eso te lo puedo asegurar.

GH: Lo sé porque yo tampoco, mucho menos ahora que la tengo junto a mí.

VD: ¡¡¡Gohan!!!

GH: Hola, cielo. –Videl se echó a los brazos de Gohan y él la apretó contra su pecho para sentirla más cerca de él.

IR: Bueno, yo me voy. No me gusta ser mal tercio. –Se va.

GH: Felicidades… ¿Cómo estas? –le da un pequeño beso.

VD: Mal. ¿Ya sabes lo que pasó?

GH: Iresa me lo contó. ¿No quedamos en que le diríamos los dos?

VD: Sí, pero yo… pensé… –y comenzó a llorar.

GH: No, Videl, no llores, por favor. Odio verte así y lo sabes. –Con su mano le limpió las lágrimas de sus mejillas y le dio un beso en ellas–. Además, no quiero que se arruine tu belleza. Me dejaste impresionado, eh, no sabía que tuvieras tanta hermosura escondida… –ella sólo se sonrojó y rió.

VD: Te amo y no quiero que nos separen. Yo pensé que mi papá lo aceptaría –dijo entre sollozos.

GH: Es porque soy saiyajin, ¿verdad?

VD: Sí, pero a mí eso no me importa. Yo te quiero por quien eres, no por lo que puedas hacer o de dónde seas –y se aferró más a los brazos de su novio.

GH: Yo también te quiero y no voy a permitir que nos separen, te lo juro. –Puso su mano en la barbilla de ella para que lo viera a los ojos y le sonrió–. Te amo, Videl.

VD: Y yo a ti, Gohan. –Y poco a poco se fueron acercando hasta darse un hermoso beso.

SV: ¡¡¡¡Maldito, suéltala!!!! –y jala a Gohan hacia atrás para separarlo de Videl y le da un golpe en la cara, que hace a Gohan caer y comenzó a salir un hilito muy pequeño de sangre de su boca. Estaba distraído, no pudo defenderse, pero las cosas ya no iban a ser iguales, porque a Gohan no lo puede vencer alguien tan débil como Sven. Están todos de acuerdo conmigo, ¿no?

VD: ¡Gohan! –gritó mientras se acercaba a Gohan y lo ayudaba a levantarse.

GH: ¿Qué te pasa, Sven?

SV: ¿Que qué me pasa? Me pasa que eres un traidor…
¿Qué pasará ahora? Sven está muy enojado con Gohan, pero, ¿y Gohan? ¿Qué hará para aclarar las cosas con él? ¿Qué le dirá a Videl sobre porqué Sven piensa que es un traidor? ¿Aceptará Mr. Satán la relación de Videl y Gohan? No se pierdan el siguiente capítulo…


El amor de mi vida – Capítulo 4

Capítulo 4: “Lazos que unen nuestra alma”

Fanfic: El amor de mi vida


Después de volar unos minutos y recorrer hermosos paisajes que pasaban debajo de él, llegó al lugar indicado, aterrizando a la orilla del lago y volteó para todos lados para comprobar si ya había llegado Videl, pero no vio a nadie.

GH: No ha llegado… Bueno, aún faltan cinco minutos. La esperaré sentado en esta roca.

Poco después su mirada se perdió en el agua del lago, que era tan transparente como su propio corazón, y recordando a la vez aquella ocasión en que él la llevó para enseñarle a volar, aquel día en que supo que no la olvidaría tan fácilmente…

VD: Espero no haberte hecho esperar mucho tiempo. –Él volteó y la vio en todo su esplendor con su clásico pantalón negro, su blusa rosa y larga playera blanca. Sonrió.

GH: No, acabo de llegar –se levantó respirando hondo y al mismo tiempo implorando tranquilidad a Kamisama– “Por favor, Kamisama, dame fuerzas. Dende, dame el valor que necesito” –y totalmente decidido, la besó en la mejilla–. ¿Cómo estás?

VD: Bien. Gracias por venir –Ambos se sentaron en el pasto.

GH: Toma tu transformador. Ya está arreglado.

VD: Gracias. ¿Cómo está Bulma?

GH: Bien. Te mandó saludos. Y… ¿qué querías decirme?

VD: ¿Te acuerdas que te dije que Sven se comportaba muy raro?

GH:Oh, no, no quiero que me diga que lo prefiere a él, no por favor” — Sí, lo recuerdo. ¿Te hizo algo?

VD: No. Al contrario, me hace sentir muy bien. Es sólo que nunca pensé que le interesara tanto mi vida. A veces siento que estoy a lado de alguien que me quiere mucho, y no precisamente como amiga.

GH:No puedo creer lo que estoy escuchando. Al parecer, las sospechas de Iresa son ciertas“.

VD: ¿Te pasa algo, Gohan?

GH: No, nada. Sólo pensaba en lo que decías.

VD: Mira, te cité aquí por tres cosas: la primera ya te la dije, era para decirte lo de Sven; la segunda es para darte esto. –Sacó un pequeño estuche y se lo entregó–. Espero que te agrade. –Él lo abrió un poco indeciso y vio dentro del estuche un dije que simulaba ser la mitad de un corazón quebrado en el cual al frente tenía grabado el nombre de Videl y atrás su nombre. El chico lo vio perplejo, no sabía lo que esto significaba.

GH: Gracias… Videl. Es muy bello… pero.. ¿a qué se debe esto?

VD: Es una manera de agradecerte el que estés siempre a mi lado y para que siempre me recuerdes.

GH:Por eso no te preocupes. No me hacía falta esto para pensar en ti. Siempre lo hago” –se decía mientras la miraba con una bella sonrisa.

VD: Y también quería recordarte que te espero en mi fiesta este Sábado. Eso también incluye a Bulma, al Sr. Vegeta, Trunks, Goten, Krilin, No. 18, al Sr. Piccoro, a tus padres, y a todos los demás. Sería un honor tenerlos a todos ahí. ¿Me harías el favor de invitarlos por mí?

GH: Claro que sí, no te preocupes — “Es ahora o nunca. Tengo que hacerlo a como dé lugar” — Ejem, Videl… entre nosotros no hay secretos, ¿verdad?

VD: Por supuesto que no. ¿Por qué Me extraña que lo digas…

GH: ¿Puedo preguntarte algo?

VD: Sí, lo que quieras.

GH: ¿Hay algún hombre que te interese?

VD: Mmm, no sé porqué lo preguntas, pero… Está bien, no te voy a mentir. Sí, sí hay alguien que me interesa, pero no estoy segura que él piense lo mismo de yo.

GH: ¿Lo conozco?

VD: Eh, sí, mejor que nadie… Es muy simpático, me conoce muy bien y por lo visto cada vez nos conocemos más, porque le ha entrado mucha curiosidad por cosas que no me esperaba que fuera él el que me lo preguntara.

GH:Lo sabía. Es Sven. Por sus palabras, no puede tratarse de otra persona, pero de todas maneras, no puedo echarme para atrás ahora, aunque me arrepienta por el resto de mi vida” — Yo… –¿cómo empiezo?–… este… Quería decirte algo… Vi-Videl.

VD: Sí. ¿Qué pasa?

GH: Pues… –”cielos, ¿cómo le digo?“–. No sé cómo empezar. Es un poco difícil para mí…

VD: ¿Por qué no empiezas por el principio? (¿obvio, no?)

GH:Sí, verdad, jajajajaja, por el… principio, esteee… –”¡ya!, ya basta de tantos rodeos. Que sea lo que Dende quiera, que espero que sea bueno“–. Bueno, lo que pasa es que te quería decir que desde que te vi por primera vez, te conviertes en alguien muy importante para mí y de un tiempo para acá… me di cuenta que… –”No puedo vivir sin ti“, pensaba mientras se sonrojaba– Te… qui…quiero mucho.

VD: Yo también te quiero a ti, eres un gran amigo.

GH: Pe-pero yo… no te quiero solo como… amigo. Rayos, es difícil, ¿sabes?… Yo… estoy e… estoy enamorado de ti…

VD: Ahhh –murmuró ahogadamente mientras su cara se iluminaba del color más rojo que cualquiera haya podido ver en su vida. Y después de tranquilizar su corazón, que latía como un tambor en carnaval, decidió enfrentar la situación–. Gohan, ¿en verdad? ¿De verdad me quieres?

GH: Con toda mi alma. –Y bajó su cabeza al no poder seguir viendo sus hermosos ojos, esos ojos que iluminaban su vida–. Yo sólo quería que lo supieras, aunque elijas a Sven…

VD: ¿A Sven?… Jajaja… ¿Cómo crees?, jajaja… ¿Pensaste que era Sven del que te estaba hablando?

GH: Sí… ¿acaso no era él? –dijo totalmente sorprendido y apenado.

VD: Claro que no, “tontito”. No estaba hablando de él.

GH: Disculpa, es que como dijiste que últimamente sentía mucha curiosidad por ti, pensé que podría ser Sven.

VD: No, no era Sven del que estaba hablando… Yo me refería a… a ti.

GH: ¿¿¿¿Cómo???? –dijo asombrado y con un sentimiento de felicidad mezclado con una infinidad de cosas que sentía en su corazón.

VD: Así es. Hablaba de ti porque tú también me importas. Desde que te conocí, te has vuelto muy importante en mi vida, porque no sólo te convertiste en la persona que mejor me conoce, si no que también te convertiste en mi mejor amigo y el hombre que más me ha importado en la vida, pero tenía miedo que tú no te fijaras en mí, nunca me atreví a confesarlo, ni siquiera se lo dije a Iresa.

GH: Yo también tenía miedo en decírtelo y que me rechazaras.

VD: Nunca lo hubiera hecho, porque yo también te quiero con todo mi corazón.

GH: Entonces, eh… este… ¿quisieras ser mi novia?

VD: Claro que quiero, es lo que desde hace mucho tiempo esperaba que me pidieras. –Él se acercó lentamente a ella con la intención de besarla, pero se detuvo quedando a unos cuantos centímetros de su rostro, y observó a Videl, que le estaba esperando con sus ojos cerrados, pasó sus labios ligeramente por los de ella y la oyó decir: “Gohan… mi cielo”, la abrazó y la recostó en el césped y se dejó hundir en los labios de su novia–. “Mi novia… al fin”.

Después del prolongado beso, algo llamó la atención de Videl, una caja que estaba sobre la roca donde encontró a Gohan sentado.

VD: ¿Qué es eso? –Él volteó y se levantó, ayudándola también a sentarse de nuevo.

GH: Es una pequeña sorpresa. Toma, es para ti. –Ella la tomó y la abrió muy rápidamente y encontró una linda muñeca que, en cuanto la vio, recordó lo que Gohan había recordado también su cabello largo.

VD: Gohan, es preciosa. Me recuerda a mí cuando…

GH: ¿Tenías tu cabello largo y hice que te cortaras?

VD: ¿Tú también lo recordaste?

GH: Sí. Todavía me siento un poco culpable.

VD: No, no es tu culpa. Es hermosa, nunca había tenido una, jamás me llamaron la atención. Siempre me la pasaba entrenando y no me preocupé por las muñecas. Además, no me gustaban, pero ésta es hermosa, y sobre todo porque me la diste tú. Gracias. –Lo abrazó y lo besó nuevamente.

GH: Te amo, cielo.

VD: Y yo a ti, amor. –En ese momento, Videl vio la hora y recordó la advertencia de su padre: “Tienes una hora solamente. Te quiero de regreso temprano, tienes que ayudarme con el nuevo entrenamiento”–. No puede ser… Se me hizo tarde. Mi papá me va a matar –dijo levantándose–. Me tengo que ir.

GH: ¿Quieres que te acompañe? –dijo mientras él se paraba también.

VD: No, no te molestes. Yo me voy sola. Además, ya tengo bastante con llegar tarde. Si te ve llegar conmigo, no la cuento, porque le dije que iba con Iresa y mira dónde estoy.

GH: Está bien, pero vete con cuidado, ¿sí? No quiero que te pase nada –la abrazó y la besó muy tiernamente.

VD: No te angusties, me iré con cuidado. ¿Me llamas en la noche?

GH: Si tú quieres, lo haré.

VD: Sí, sí quiero. Adiós. Te quiero –y se elevó en el aire.

GH: Yo también. Adiós. –Estaba fascinado con lo que hizo–. “Por fin, uff. Bueno, será mejor que me vaya a casa. Necesito descansar un rato“, y se elevó también. A lo lejos alcanzó a ver a alguien que al parecer tenía problemas con su aerocoche y su vista pudo identificar que era Sven–. “Me parece que debo hablar con él respecto a Videl, aunque no me imagino cómo lo va a tomar” –Descendió en un lugar no muy cerca de Sven y caminó hacia él.

GH: Hola, Sven. ¿Puedo ayudarte? –El otro joven, que tenía su cabeza metida en el motor de su nave, se asomó por un lado al oír que le llamaban.

SV: Ah, hola, Gohan. ¿Qué andas haciendo por aquí?

GH: Vengo de ver a Videl en las montañas. ¿Quieres que te ayude?

SV: No, gracias. Acabo de terminar –le respondió mientras cerraba la tapa de su motor–. Así que vienes de ver a Videl. ¿Y cómo está?

GH: Bien. Por cierto, tengo que decirte algo.

SV: Después, amigo. Tengo que llevar estas cosas a la tienda de mi hermano. Es un pedido urgente y ya estoy retrasado. Mañana me cuentas, o mejor me dices en la fiesta de Videl el sábado, porque mañana voy a salir de campamento con mi familia. –Y en el acto se subió a su vehículo y cerró la puerta–. Lo siento. Hasta entonces.

GH: No hay problema. “Eso espero” –balbuceó–. Adiós. –Y Sven se fue rápidamente– “Tengo que decírselo antes que sea demasiado tarde“…
¡¡¡¡Síii!!!! Al fin, después de tanto pensarle, lo logró. Pero, ¿y Sven? ¿Qué pasará cuando él se entere? ¿Y cuando Videl se entere de los sentimientos de Sven? ¿Qué pasará en la familia Son cuando sepan que tienen un nuevo miembro? Esto y muchas cosas más sabremos en el siguiente capítulo, titulado: “Primeras dificultades“.


>

El amor de mi vida – Capítulo 3

Capítulo 3: “Un pequeño aprieto”

Fanfic: El amor de mi vida


En el capitulo anterior nos enteramos de los verdaderos sentimientos de Gohan hacia Videl y también habló con su padre al respecto, pero hoy es un nuevo día y pronto se acerca la hora para que pueda verla, pero antes de eso, hará una pequeña visita a un lugar muy conocido por todos: la Capsule Corp.
TK: Están tocando la puerta. Seguramente es el tío Goku y Goten.

VG: Ve a abrirles, Trunks.

TK: Sí, papá –y fue corriendo hasta la puerta y enseguida saludó.

GH: ¡Hola, Trunks!

TK: Hola, Gohan. ¿Cómo estás? Pasa. Mi papá y yo estamos almorzando. ¿Y mi tío y Goten?

GH: Se quedaron en casa, pero ya no tardan.

VG: ¿Quién es, Trunks? –dijo mientras comía.

TK: Es sólo Gohan, papá. ¿No quieres almorzar con nosotros?

GH: No, ya comí en casa, pero gracias. ¿Cómo has estado, tío?

VG: Igual que siempre, y… ¿Se puede saber porqué no vino el inútil de tu padre?

GH: Papá y Goten se quedaron comiendo todavía, pero ya no deben tardar.

VG: En ese caso será mejor que te vayas a bañar y a cambiar, Trunks.

TK: Esta bien, papá. Ahora vuelvo, Gohan.

VG: Y ¿qué se te ofrece?

GH: Venía a recoger el transformador de la reparación que le hizo mi tía Bulma. Espero todavía esté aquí.

VG: Sí, está en su laboratorio. Si quieres, puedes ir a hablar con ella. No creo que se enoje porque pases.

GH: Sí. Gracias, tío Vegeta. (Sí, “Tío”, porque a raíz de la derrota de Boo, la paz reinó en la Tierra y sobre todo entre Goku y Vegeta, que se la pasan entrenando juntos todos los días, además de llevarse mejor).

VG: Aunque conociéndola, será mejor que me sigas. No quiero tener problemas después con esa mujer –dijo mientras se imaginaba a su esposa gritándole y haciendo que durmiera en el sofá como siempre. Se levanta de la mesa y los dos caminan por la Corporación, transitando uno de los muchos pasillos que hay–. Veo que has seguido entrenando. Tu fuerza ha crecido y eso me alegra.

GH: Sí. Como no tengo nada que hacer en las vacaciones, me la paso entrenando y practicando con mi padre y Goten.

VG: Ya veo –En ese momento se detiene en frente en una puerta muy grande y la abre con sólo poner una mano en una cerradura digital, pues al ser un lugar peligroso para Trunks, los únicos que tienen acceso eran Bulma y Vegeta–. Mujer, aquí te buscan.

BL: ¿Quién? Ah, eres tú, Gohan. ¿Cómo estás?

GH: Bien, tía, gracias. Venía a recoger el transformador.

BL: Sí, me lo suponía. Justamente acabo de terminar de arreglarlo. Aquí está, toma.

GH: Gracias.

BL: También tengo el de Videl. Ya tiene tiempo que lo terminé, pero no ha venido por él.

GH: Lo sé, me pidió que se lo llevara.

BL: Toma. Me la saludas mucho cuando la veas.

GH: De tu parte. Bueno, me tengo que ir. Muchas gracias por todo, tía. Hasta luego. Adiós, tío.

VG: Adiós –Y Gohan salió por la ventana para luego salir caminando por el jardín.

BL: Cada día me sorprendo más, cariño –le dijo Bulma a su esposo, abrazándolo.

VG: ¿Ah, sí? Y por qué? –le contestó, rodeándola con sus fuertes brazos.
<p<BL: ¿Adiós, tío? No sabía que te gustara que los chicos te llamaran así.

VG: Si tan sólo tú no hubieras pedido que te dijeran tía, todos me respetarían como antes.

BL: Ahora resulta que la culpable soy yo.

VG: Como siempre, “cariño” –y se dieron un hermoso y tierno beso.


GH:Aunque todavía es temprano, será mejor que vaya a las montañas” –pensaba el joven Son, hasta que pasó por una pequeña tienda de peluches, y recordó que dentro de dos días sería el cumpleaños de Videl–. “Tengo que hablar con ella como dijo mi papá, después de todo, tiene razón: no debo darme por vencido. Es más, creo que le daré de una vez su obsequio por su cumpleaños” –y entró en la tienda y enseguida sus ojos se posaron en una muñeca que tenía el cabello largo, que estaba sujeto por dos coletas que caían por sus hombros y un fleco que hacían el cuadro a sus ojos, unos hermosos ojos azules que de inmediato le hicieron recordarla a ella, y sobre todo cuando vio su peinado. Recordó aquella ocasión en que Videl le dijo que haberse cortado el cabello fue totalmente un sacrificio enorme. Justo cuando iba a tomar la muñeca de vestido blanco esponjado, una voz llamó su atención.

IR: Hola, Gohan! Qué coincidencia encontrarnos aquí. ¿Vas a comprar algo?

GH: Eh, sí. ¿Y tú qué vas a comprar?

IR: Un oso de peluche que vimos ayer y que le gustó mucho a Videl, y como va a ser su cumpleaños, vine a comprárselo.

GH: Sí, es verdad. Yo también vine a comprar su regalo.

IR: ¿Y qué le comprarás?

GH: Estaba pensando en esta muñeca. ¿A ti qué te parece?

IR: Es preciosa. No la vimos, si no, estoy segura que le habría encantado. Debe ser nueva. Por cierto, te quería preguntar algo: ¿ya sabías que Sven quiere a Videl?

GH: Sí, me lo dijo ayer.– contestó desanimadamente, cosa que a Iresa no le pasó desapercibida.

IR: Y no sé, pero creo que se lo dirá en su fiesta.

GH: ¿Quéee? –contestó totalmente impactado.

IR: Sí, pero estoy un poco inquieta porque no estoy segura de lo que ella pudiera contestar. Presiento que puede que acepte. ¿Te acuerdas que ayer fuimos a comprar ese dichoso obsequio? –Él movió su cabeza, afirmativamente–. ¡¡Pues no dejó de hablar de Sven en toda la tarde!! Y la verdad a mí no me gustaría que fueran novios, siento que no es hombre para Videl, aunque sea muy guapo.

Gohan estaba derrumbado y atónito. El tan sólo imaginarlos juntos era demasiado doloroso para él.

IR: A ti te gusta Videl, ¿no es verdad?

GH: ¿Por qué dices eso? –alcanzó a responder muy nervioso.

IR: ¿Sí o no? ¿No me tienes confianza? No le diré nada, aunque te podría ayudar…

GH: No puedo mentirte… Sí, la quiero con el alma, pero no puedo decírselo.

IR: Lo sabía. Te admiro, yo no podría aguantar el estar cerca de alguien a quien quiera sin poderle decir nada.

GH: Y a todo esto, ¿cómo te diste cuenta?

IR: Ay, era obvio, y te puedo asegurar que te enamoraste desde que la conociste. Tendrías que haber visto la cara que pusiste cuando te la presenté. Se podría decir que quedaste impactado, ¡¡jajajaja!!

GH: Ya lo creo, jajaja –dijo totalmente ruborizado ante el comentario de su amiga.

IR: Sinceramente, me gustaría que tú y ella llegaran a formarlizarse, porque tú sí eres hombre para mi amiga y porque sé de sobra que la quieres mucho.

GH: Gracias, Iresa.

IR: Sólo digo la verdad, y no te preocupes, tu secreto está a salvo conmigo. Nos vemos en la fiesta de Videl. Trataré de impedir que Sven logre su objetivo –habló tomando una pose de un niño cuando va a hacer una diablura.

GH: Adiós, Iresa. Y gracias — “Y ahora, a comprar la muñeca para irme” –y después de pagar y hacer que se la envolvieran en una caja de regalo, partió velozmente a las montañas, pues la hora se acercaba.
La hora “marcada” se acerca, y al parecer Gohan va muy puntual a su cita. ¿Se atreverá a revelarle sus sentimientos a Videl? ¿Qué le contestará ella si hace? ¿Y que pasará con Sven y su plan maestro para la fiesta de Videl? No se pierdan el próximo episodio, titulado: “Lazos que unen nuestra alma“.


El amor de mi vida – Capítulo 2

Capítulo 2: “Situaciones confusas”

Fanfic: El amor de mi vida


En la mañana se renovaban las inscripciones para los alumnos que deseaban cursar el siguiente año y las filas eran enormes, pues siendo la escuela de dos turnos, eran muchos alumnos los solicitantes.

GH:Creo que tendré que esperar mucho tiempo y al parecer Videl no está. Qué mala suerte, y yo que quería verla hoy” –pensó muy triste hasta que alguien puso una mano en su hombro, un hombre un poco más bajo que él, de cabello rubio y con un corte de cabello al estilo Trunks en Dragon Ball GT, ojos azules y bien formado, pues también entrenaba artes marciales (y adivinen con quién… Claro, con Videl)

???: Hola. Justo la persona que quería ver…

GH: Ah, eres tú.

???: Claro. ¿Esperabas a alguien?

GH: No, no, a nadie… Aunque si hubiera sido ella, me sentiría más feliz –murmuró más para él mismo que para su compañero.

???: ¿Dijiste algo?

GH: No, nada, jajaja. Solamente me preguntaba cuánto más tengo que esperar para que sea mi turno.

???: Es un poco lento el movimiento, ¿no?

GH: Sí. ¿Y en qué salón te tocó, Sven?

SV: En el 3. ¿Y a ti?

GH:Maldición” — A mí también me tocó el salón 3.

SV: ¡¡Me parece grandioso!! Al parecer, los cuatro estaremos juntos de nuevo.

GH: ¿Los cuatro?

SV: Iresa, Videl, tú y yo.

GH: ¿Videl está aquí?

SV: Sí, la vi cuando fui a las listas de los grupos, hace como media hora. Ella junto con Iresa. Fueron a beber algo porque tenían mucho calor y me dijeron que viniera a apartar lugar…

GH:Está aquí. Tengo que hablar con ella” — ¿Entonces vienen para acá?

SV: Sí, ya no deben de tardar. Oye, por cierto, yo quería hablar contigo sobre Videl.

GH: ¿Qué? ¿Y de qué?

SV: Ayer estuve platicando mucho con ella en el Gimnasio Satán y la verdad no sé cómo puedo decirle que…

GH: ¿Qué?

SV: Bueno, mira, la verdad, desde que la conocí, realmente se me metió mucho en la cabeza y creo que estoy enamorado de ella y quería decírtelo, pues como sé que ustedes son muy amigos, pensé que deberías saberlo tú antes de decírselo a ella, jajaja –dijo sonrojándose.

Su compañero, que estuvo muy atento a su explicación, se quedó pasmado y helado como iceberg y lo que se le parezca. Todo lo que se le venía a la mente era: “Oh, no, está enamorado de la persona, mujer, amiga que más me importa en la vida. No, no puede ser“. Pero a pesar de todo, Sven siguió platicando muy emocionado…

SV: Y ayer, cuando hablábamos, me di cuenta que no puedo ocultárselo un minuto más. Siento la necesidad de tenerla junto a mí. Hasta me sorprendo a mí mismo soñando con ella, jajaja. Y pensé en decírselo en ese momento y d…

GH: ¿Y qué pasó? –lo interrumpió, totalmente alarmado.

SV: Cuando se lo iba a decir, me dijo algo que me hizo decidir decírtelo a ti primero.

GH: ¿¿¿Qué??? ¿Y qué fue lo que ella te dijo para que tomaras esa decisión?

SV: Me dijo que, desde que te conoció, ha sido muy estrecha su relación, que eres su mejor amigo y que nunca te ocultaría nada pues eres muy importante para ella, y que además tú le has revelado muchos secretos de tu vida que a nadie se los dirías.

GH: ¿Ah, sí? –contestó un poco sorprendido y desilusionado, ya que tenía la esperanza de que no sólo fuera un “amigo” para ella–. ¿Y qué más te dijo?

SV: Otras cosas, pero que ya no tienen importancia.

GH:Eso es lo que tí crees” –pensó ante su comentario, pues no se encontraba en sus zapatos.

SV: Pero dime cómo crees tú que le debo decir a Videl lo que siento por ella. Te lo pregunto a ti porque tú la conoces más que yo.

GH: No sé… La verdad, yo no le he dicho a nadie este tipo de cosas, así es que no tengo experiencia en eso –Y cómo le entristecía eso, el no poder vencer el temor de decirle a su amiga lo que en realidad siente por ella.

SV: Sí, lo olvidaba. Ella me dijo que tú nunca has tenido novia y no me explico porqué. Pero bueno, tú sabrás. ¿Sabes?, creo que se lo diré esta tarde. Me pidió que la acompañara a comprar un regalo al centro comercial…

GH:Oh, no, se lo dirá hoy y yo… yo… no puedo hacer nada“, pensaba apretando los puños ante su impotencia hacia la situación.

SV: ¿Crees que hagamos bonita pareja?… jajajaja, sólo bromeaba, jajajaja.

GH:Qué gracioso” –y apretó más las manos al no poder arrojarle un Kame Hame Ha y hacer que se estrellara en el edificio más cercano por estarle robando a la persona que más amaba en el mundo.

En ese momento, una voz le sacó de sus pensamientos y adivinen de quién era…

VIDEL (VD): ¡¡Hola, chicos!! Gohan, ¿cómo estás? –dijo alegremente, y se arrojó a los poderosos brazos de su amigo para darle un muy estrecho abrazo.

GH: B-bien, grrracias –contestó un poco nervioso.

IRESA (IR): Si no los conociera, diría que hacen una hermosa pareja, muchachos –comentario que hizo a la pareja sonrojarse.

VD: Deja de decir eso, ¿quieres? ¿Qué va a pensar Gohan? –dijo soltándose del efusivo abrazo, mientras él lo único que podía sentir era su corazón latir 10000 veces por segundo al percibir el aroma de aquel perfume que la caracterizaba, y sobre todo al sentirla cerca–. Por cierto, Sven…

SV: ¿Sí? ¿Qué pasa?

VD: Ya no es necesario que me acompañes al centro comercial.

SV: ¿Y por qué? –contestó muy deprimido.

IR: Por que tiene que ir a mi casa a comer unas deliciosas galletas que le cocinó mi mamá.

SV: Ahhh, ¿y qué piensas comprar, Videl?

VD: De hecho voy a recoger algo que mandé hacer, pero es una sorpresa.

IR: Es un obsequio para un persona muy especial para ella.

VD: ¡¡¡¡CÁLLATE, IRESA!!!!

IR: Está bien, lo siento, Videl. No lo volveré a hacer –le dijo un poco apenada.

SV: Muy bien, Videl. Si no quieres que vaya contigo, no hay problema, ¿pero podría ir a tu casa mañana? –En ese instante, por la mente de alguien totalmente frustrado, pasaba una oración a Kamisama para que ella se negara. Después de todo, no podía permitir que se la ganara.

VD: Lo siento, Sven, pero no voy a estar porque tengo otros planes y no sé a qué hora vaya a regresar a casa. Pero yo te llamo en cuanto me desocupe, ¿sí?

SV: Claro, está bien — “Diablos, y yo que pensaba decírselo hoy” –pensó.

GH: ¡¡Ufff!! Qué alivio… –murmuró.

En eso, una voz los interrumpió llamando al siguiente que era Gohan. Pasó, recogió sus papeles y algo especial, el papel que lo convertía en el alumno #1 de la escuela: su beca. Cuando salió, vio platicar a dos personas “muy” amenamente, cosa que no le agradó mucho. Estaban riendo.

SV: Hola, Gohan. Te tardaste mucho. Eh, ¿pasó algo malo?

GH: Eh, no. Lo que pasa es que me tramitaron de nuevo la beca.

VD: ¿De verdad? Qué bueno, déjame felicitarte –y enseguida lo abrazó casi de igual forma que la vez anterior (y digo casi porque fue mucho más apretado que el otro y Gohan sólo atinó a abrazarla a ella también. A mí se me hace que ya les gustó, ¿no creen?), y dándole un beso en la mejilla antes de soltarle–. Me da mucho gusto que sigas siendo el más importante aquí.

GH: No digas eso, jajajaja –haciendo la clásica postura que es sello en los Son: “la mano tras la cabeza”–. ¿Y dónde está Iresa?

SV: Fue por sus papeles. Al parecer se le olvidó algo, ya la conoces.

VD: Oye, Gohan, quisiera hablar contigo mañana, ¿podrías ir a las montañas?

GH: Pues no sé… Lo que pasa es que tengo que ir a casa de Bulma y no sé a qué hora me vaya. Ya ves que en esa casa todo puede suceder, jajaja.

VD: Es cierto… ¿Irás por tu reloj? Yo también tengo que ir por el mío, pero no puedo porque tengo que ayudar a mi padre con el entrenamiento de la mañana. ¿Podrías recogerlo por mí?

GH: Sí, no te preocupes. Entonces nos vemos mañana, ¿a qué hora?

VD: ¿Puedes al medio día?

GH: Al medio día estará bien. ¿En el lago o en la montaña?

VD: En el lago está bien.

SV: Vaya, no cabe duda que ustedes se conocen muy bien, porque por lo que veo ya hasta tienen sus propios lugares para verse.

GH: A decir verdad, en ese lugar fue donde más nos conocimos, ¿verdad?

VD: Sí, además de ser un lugar precioso.

SV: Bueno, me tengo que ir. Olvidé que prometí volver temprano a casa. Hasta luego y, Videl, no olvides llamarme, ¿eh? –le dijo tomándola de los manos para luego darle el beso de despedida (en la mejilla, por supuesto), acción que su otro compañero no le gustó en nada.

VD: Sí, no se me olvidará. Adiós. Ahora que estamos solos, me vas a decir qué estaban diciendo antes que Iresa y yo llegáramos.

GH: ¿Eh? ¿A qué te refieres?

VD: ¿Sven te dijo algo extraño?

GH: ¿Extraño? ¿Como qué?

VD: No sé… Olvídalo, es sólo que ha estado muy extraño. Últimamente lo único que le interesa es la relación que tengo contigo.

GH: Debe ser porque nos quiere conocer más –mintió.

VD: Sí, tienes razón.

GH: ¿Y para qué quieres hablar conmigo mañana?

VD: Es una sorpresa y no te lo voy a decir.

IR: Ya fue todo. Videl, vámonos porque se nos hace tarde. Adiós, Gohan –dijo casi tirando a Videl porque la jalaba del brazo.

VD: Sí, ya voy. Nos vemos mañana.

GH: Mañana nos vemos, adiós.


“¿Qué será lo que me dirá? Tal vez es mi oportunidad de declararme antes que Sven lo haga, pero no, no puedo, no tengo el valor suficiente”. De repente se oye que alguien toca la puerta de la habitación.

Toc, toc, toc.

GK: Hijo, ¿puedo pasar?

GH: Pasa, papá –Él pasó y se sentó en la cama de su hijo, que ya se había sentado también.

GK: Te noté muy raro desde que llegaste de la escuela y muy ausente en la cena. ¿Ocurre algo, Gohan? ¿Hay algo que quieres que sepa?

GH: No, nada grave, papá. Es sólo una tontería.

GK: Que por alguna razón tiene que ver Videl en todo esto, ¿verdad?

GH: ¿Quéee? ¿Cómo lo supiste? Digo, no, no es… bueno, sí, pero…

GK: ¿Quieres hablarme de ello? –El muchacho asintió con la cabeza. Tal vez su padre no era el mejor consejero del mundo, pero al menos podría desahogarse.

GH: Lo que sucede es que creo que me enamoré de ella y no…

GK: ¿Eso era? ¡¡Pero si eso ya no es nuevo, Gohan!! Tu madre y yo, junto con todos los demás, ya lo sabíamos.

GH: No, no es eso, si no que no… –de nuevo fue interrumpido.

GK: ¿No puedes decírselo?

GH: No, no puedo, y menos ahora que sé que también Sven la quiere.

GK: ¿Y cuál es la diferencia entre tú y él? No necesito conocerlos bien para saber que ella te escogería a ti. A él lo acaba de conocer y a ti te debe muchas cosas y sobre todo porque yo sé que ella te quiere también.

GH: ¿Cómo lo sabes?

GK: ¿Recuerdas que te dimos por muerto cuando luchaste con Boo? Cuando les dije a todos que te habías muerto, sólo a dos personas les afectó más, a tu madre y a ella, al grado que nos aseguró que estabas vivo y que lo sabía muy bien porque se lo decía su corazón, y al final tuvo razón.

GH: ¿De verdad dijo eso? No lo puedo creer.

GK: Pues hazlo, y en cuanto a lo otro, es mejor que se lo digas antes que Sven se te adelante y que también se lo digas a él.

GH: El pensó lo mismo con respecto a mí, dijo que me lo quería decir a mí antes que a ella porque yo era su mejor amigo y me sentí muy mal cuando lo dijo, porque yo no quiero ser sólo su amigo. Aunque mañana la voy a ver en el lago de las montañas… Me pidió que nos viéramos porque quería hablar conmigo.

GK: ¿Lo ves? ¡¡Tienes una oportunidad, no la desaproveches!!

GH: Oye, papá… ¿Y cómo le dijiste a mamá que la querías?

GK: Fue después que nos casamos, cuando vinimos a nuestra casa. Ella comenzó a llorar diciendo que se había asustado mucho con la pelea con Piccoro y que tenía miedo que no lo venciera. Yo la abracé y le dije que nunca hubiera permitido perder porque no quería que la Tierra fuera destruida, y que sobre todo no quería dejarla sola a ella porque la quería con toda el alma.

GH: Ojalá tuviera la misma facilidad para decirle eso a Videl.

GK: La tendrás, y créeme, va a ser lo mejor para ti y para ella, que estoy seguro que también te quiere. Ahora descansa y tranquilízate.

GH: Está bien. Y gracias, papá. No sabes el gusto que me da que estés aquí.

GK: Yo también me siento muy feliz de estar aquí con ustedes. Hasta mañana.

GH: Hasta mañana.
¿Qué pasará mañana? ¿Qué le dirá Videl a Gohan? ¿Aprovechará la gran oportunidad Gohan de declarar su amor? Esto y más sabremos en el siguiente capítulo, titulado: “Un pequeño aprieto“.


El amor de mi vida – Capítulo 1

Capítulo 1: “El comienzo de un hermoso sentimiento”

Fanfic: El amor de mi vida


Eran las 9:30 pm. El viento comenzaba a soplar, anunciando el comienzo de una larga noche lluviosa. En el bosque todo era tranquilidad y lo único que lo iluminaba era la luz de luna que brillaba por las nubes. En una pequeña casa, una familia muy especial terminaba su “pequeña” cena.

GOKU (GK): Qué rica te quedó la cena, Milk. Cada día que pasa me pregunto cómo pude soportar no poder comer tu comida en el otro mundo. Es injusto que los muertos no puedan comer, jajaja –dijo con su clásica pose de una mano tras su cabeza.

GOTEN (GT): Claro, sobre todo cuando te acabas casi toda la comida, papá.

GK: Es que tenía mucha hambre, ya que por haber entrenado toda la tarde, me dieron muchas ganas de comer.

MILK (MK): Me da mucho gusto que te haya gustado tanto, porque la hice con mucho amor. Por cierto, Gohan, ¿cómo te fue en la escuela? ¿Te pudiste inscribir en el siguiente período?

El hombre no le contestó enseguida a su madre, ya que cierto acontecimiento se le vino a la mente cuando ella le recordó su escuela.

MK: ¿Gohan? ¿Te ocurre algo? –la mujer volvió a insistir, haciendo señas con su mano frente a la cara del joven.

GT: Oye, hermano, “aquí la Tierra llamando…” –dijo con un tono juguetón mientras agitaba el brazo de su hermano mayor.

GOHAN (GH): ¿Eh? Ah, lo siento, mamá. ¿Qué decías?

GK: Tu madre te preguntó cómo te había ido en la escuela.

GH: Ah, sí. Pues sí me pude inscribir y también me dieron de nuevo la beca completa y las clases comienzan dentro de una semana.

MK: ¡Qué bien! Me da mucho gusto, hijo. Ya ves, Goten, debería darte vergüenza después de las malas calificaciones que traes a la casa, pero yo tengo la culpa por no… –no pudo continuar porque alguien la interrumpió.

GK: Ya, Milk, no lo regañes. Él mejorará, ¿verdad que sí, hijo?

GT: Sí, papá –dijo tristemente.

GK: Por cierto, Gohan, ¿te volvió a tocar en el mismo salón con Videl?

Al escuchar ese nombre, un tono rojizo apareció en las mejillas del muchacho junto con una mirada de tristeza que le hizo bajar la mirada. Tratando de buscar poder contestar, le respondió a su padre:

GH: Sí, papá. Me volvió… a… tocar… con Videl –dijo bajando la cabeza de nuevo.

Goku, al notar la actitud de su hijo, pensó que algo le pasaba y prefirió cambiar el tema, pero prometiéndose que luego hablaría con él.

GK: Oye, Goten, mañana quedé con Vegeta en ir a entrenar con él en la Cámara de Gravedad porque me dijo que como Bulma tiene que ir a una junta de su empresa, tiene que cuidar a Trunks, pero conociéndolo, sé que no le pareció la idea así que pensé que a ti…

GT: ¡¡¡Síiiiiiii, claro que voy contigo, papá!!! –gritó levantándose en su silla por la emoción.

MK: Me parece bien, pero no quiero que se vayan a lastimar.

GT: No te preocupes, mamá. Te prometo que me portaré bien y le haré caso a mi papá en todo lo que me diga.

MK: Ése es mi hijo. Está bien, pero cuídense mucho.

Unos minutos de silencio pasaron hasta que Gohan, un poco desanimado, habló:

GH: Me voy a dormir, mañana tengo que ir a la Corporación Cápsula para recoger el transformador antes que Bulma se vaya –Aunque ésa no era la única razón, ya que también quería hablar con la persona que, desde que la vio por última vez ese día, no había podido sacar de su mente.

MK: ¿Te sientes bien, hijo? Te noto cansado.

GH: Estoy bien, mamá, no te preocupes. Hasta mañana –y se perdió en el pasillo que le guiaba a su habitación que compartía con su pequeño hermano.

MK: Creo que le pasa algo… Goten, ¿te gustaría dormir con tu padre y conmigo? Me parece que tu hermano necesita descansar muy bien.

GK: Estoy totalmente de acuerdo, cariño. Voy a ver si no necesita algo.

Gohan se encontraba en su cama viendo al techo, esperando que alguna solución se le viniera de repente para lo que intentaba. Era algo raro para él, sabía lo que sentía, sabía que el sentimiento que crecía cada día en el era más y más grande y también se volvía insoportable, pues no sabía cómo lo tomaría… ella. Sobre todo porque no estaba seguro de lo que ella pudiera decirle. De una forma u otra tenía miedo a que lo rechazara por… él. Había tomado la decisión de no tomarle tanta importancia a ese hombre que, desde la mitad de su año escolar pasado, había aparecido en la vida de ambos. Pero no pudo, sobre todo por lo que pasó… esa mañana.
¿Qué habrá ocurrido esa mañana? ¿A qué hombre se refiere Gohan? ¿Encontrará una solución a su preocupación? No te lo pierdas en el próximo capítulo, titulado: “Situaciones confusas“.